Era de esperar

El Ministerio de Salud validó con cifras lo que veníamos comunicando todos los comprometidos con este tema y sobre todo lo que estábamos anunciando premonitoriamente que el 2010 lejos de haber bajado las víctimas por accidentes de tránsito se incrementarían significativamente, con respecto a los severos accidentes en nuestra patria y en particular en Lima.

Por Diario La Primera | 06 set 2010 |    

Dos mil doscientos muertos en solo cuatro meses nos dejan perplejos y superaron todas nuestras proyectadas cifras. De enero al mes de abril del presente año, 16,000 heridos por la misma causa. Esto merece un comentario aparte, estos accidentes de tránsito con sus consecuencias producen más muertes prematuras (peruanos y peruanas en edad productiva en su gran mayoría), prolongan la duración de las enfermedades y reportan más víctimas por discapacidad, siendo un problema muy serio para la salud pública o dicho de otra forma constituye un grave problema de salud pública. En los últimos cinco años los accidentes de tráfico se han incrementado 14.79% por cada año, esta cifra es de terror. En cualquier país que se precie de estimar la vida y respeto por sus ciudadanos, los responsables de la seguridad vial estarían bien lejos de sus cargos hace mucho tiempo. Solo en el Perú creo que sucede este tipo de situaciones, donde la vida del ser humano tiene tan poco valor y lo que ya no significa ninguna sorpresa, es que LIMA ciudad, continúa liderando a nivel nacional estás estadísticas y todos bien gracias. Siempre se dice que hay que esperar resultados para hacer algún tipo de evaluación de gestión, pues bien, aquí existen cifras oficiales y concretas y los resultados cada vez son más evidentes sobre la pésima gestión de los entes involucrados en la disminución de la accidentabilidad vial en nuestra patria, estos políticos de quinta categoría manejando los destinos de la vialidad de nuestras ciudades y carreteras permanecen inmunes ante tanta desgracia. Hasta mañana.
Referencia
Era de esperar

    Federico Battifora