¿Entrenador de consenso?

Hace unos días, escuché la misma frase. “Markarián es un entrenador de consenso para el aficionado peruano”. Sé del respeto que se ganó el estratega uruguayo en nuestro medio. Me consta que es un técnico estudioso. Que ordenaba a los jugadores de Universitario a realizar pruebas para sus estudios.

Por Diario La Primera | 21 jul 2010 |    
Sergio Markarián es un tipo que siente el fútbol de diferente manera al promedio. Creo que por ello, los periodistas o comentaristas que lo conocen lo respetamos.

De manera particular debo confesar que alguna vez estuve en su departamento de San Isidro cuando era técnico de Universitario. El uruguayo me invitaba a analizar los partidos de su equipo.

También me dijo alguna vez que el campeonato peruano era el más difícil del mundo por su geografía y me señaló que escribiría sobre el tema. Lo entrevisté muchas veces por trabajo y aunque alguna pregunta lo incomodaba, trataba de responderme sin perder el equilibrio. Seguramente, algunos medios de comunicación se han sentido cómodos con él y creen que por ello, es el entrenador que necesitábamos. Y eso es otra cosa. Por eso cuando ya escucho decir que Markarián es el entrenador de consenso de todos los peruanos, me inquieta.

Era la misma frase que escuché decir cuando contrataron a Maturana o a José Del Solar. Y eso no es cierto. Si la Federación cree que por contratar a Markarián tiene un cheque en blanco, se equivoca.

Me preocupa que para contratar un técnico no se consultara el tema con especialistas. Simplemente se esperó el pleno mundial para que la noticia sea maquillada. Como si se tratara de esconder algo.

Ayer observaba la encuesta del portal de Ovación. Sobre la aceptación de Markarián al frente de la selección nacional. Y el 50.43 por ciento aprobaba su contratación contra 49.46. De un universo de más de mil personas. La diferencia es mínima. Diría un empate. O sea no hay ningún consenso señores de la Federación.

Así que los peruanos queremos ver trabajar a Markarián. Seguro que todos nosotros queremos que le vaya bien. Pero para mí no significa que a su llegada voy hacer tres hurras y limpiarle la solapa como hicieron ciertos hombres de prensa con Paulo Autuori.


    Ivlev Moscoso

    Ivlev Moscoso

    Opinión

    imoscoso@diariolaprimeraperu.com