Encuestas y opinión pública

¿Qué prefiere usted: comer o que le cambien la Constitución?, ¿si le dieran a elegir entre hospitales y escuelas, o empresas públicas y líneas de bandera qué decidiría?, ¿desearía que le cambien violenta y radicalmente la política económica o más bien se inclinaría por una modificación lenta y sin sobresaltos?

| 17 agosto 2011 12:08 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.9k Lecturas
1909

Les aseguro que una encuesta con estas preguntas nos daría una perspectiva muy ilustrativa: (a) que la gente tiene otras prioridades antes que el debate constitucional, sobre todo si hay subalimentación y la población estima que sus ingresos les alcanzan apenas para comprar un limitado paquete de alimentos. Además nadie ha explicado la relación que puede tener la Constitución con los derechos, entre ellos el de una debida alimentación o el acceso al agua. Y muchos piensan que a las constituciones nadie les hace caso, les den golpe de Estado y los que están llamados a defenderlas no se acuerdan de ellas, como ocurrió con la de 1979.

A pesar de ello, un 20%, según IPSOS Apoyo, es decir, uno de cada cinco peruanos y peruanas cree que es necesaria una nueva Constitución; un 12% piensa que hay que volver a la de 1979; un 39% se pronuncia por la reforma parcial; y solo el 22% comparte la posición de la Confiep, el fujimorismo y la prensa de la derecha de que hay que dejar el documento del 93, tal como está. Un 71% quiere una reforma constitucional más o menos profunda, pero el titular de “El Comercio” afirma que “solo el 21% lo considera un asunto urgente (la reforma) y el 54% opina que hay temas más importantes”. Por ejemplo, comer.

(b) que si nos dan a escoger entre más escuelas, hospitales o comisarías para perseguir a la delincuencia, o invertir esos mismos recursos en empresas públicas, que es como plantea la pregunta la encuesta de IPSOS Apoyo, el resultado obvio va a ser de 13% por las empresas estatales y 88% por las inversiones sociales. Pero nadie le dice a los encuestados que las empresas públicas tienen sentido si es para desarrollar actividades económicas y de servicios con consecuencias de desarrollo y bienestar.

¿Qué tal si la pregunta fuera si la población está de acuerdo en crear una empresa estatal del gas que garantice el acceso de los consumidores peruanos en todo el país y al precio más bajo, en lo que han fracasado los privados? ¿O que escoja entre la gestión privada del agua o la pública?, ¿o si está de acuerdo con el monopolio aéreo de LAN y la extraterritorialidad de LAP?

(c) que a la población le asusta lo radical está fuera de duda, tanto es así que el gobierno de Ollanta Humala está postulando un cambio gradual de la política económica, luego de los diversos ajustes de programa que hubo que hacer en segunda vuelta. Pero aún así hay un 31% de encuestados que opina por la radicalidad (el mismo porcentaje que Ollanta obtuvo en primera vuelta). Un 48% pide cambios pero en una progresión moderada. Cualquiera titularía que hay 79% a favor del cambio de la política económica, mientras que solo un 17% (los votos de PPK) no quieren ningún cambio, en la línea de los grandes medios, el ministro Castilla y Julio Velarde.

Pero “El Comercio” lee que solo un tercio del país, quiere otra política económica, y que el resto (dos tercios) no quieren cambios o los prefieren muy moderados. ¿Se dan cuenta cómo es el negocio de la manipulación de la información entre encuestadoras y empresas que pagan la cuenta?

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista