Encuentro de amor por la vida

Eran casi las 11 de la noche cuando me entregaron el micrófono para decir las últimas palabras del “Encuentro de amor por la vida”, que llevaba además el nombre de Reconocimiento a este modesto servidor, y de pronto me encontré frente a un auditorio donde más de 400 personas habían permanecido hasta el final de una actividad de casi cuatro horas.

| 03 febrero 2013 12:02 AM | Columnistas y Colaboradores | 747 Lecturas
747

Habían participado algunos de los más valiosos artistas peruanos, no solo excelentes como músicos sino como hermanos solidarios: Renzo Gil, Julio Humala, Daniel “Kiri” Escobar, Jesús Palomino, Leo Casas, Los hermanos Collazos, Manuel Silva “Pichincucha”, Octavio Santa Cruz, Angélica Harada “Princesita de Yungay”, Margot Palomino (organizadora del encuentro).

También había hecho uso de la palabra el maestro César Lévano con una semblanza del homenajeado que me emocionó profundamente. Nunca olvidaré que con su enorme vitalidad de 86 años, Lévano es el puente que se ha construido entre los artistas nacionales más legítimos y el periodismo independiente y peleador del que es portaestandarte y yo un discípulo y seguidor.

Todo este plantel de lujo, al que se agregaron las zampoñas de San Marcos como plato de cierre después de mis palabras, era demasiado. Pero también lo era el público que esperó ordenadamente que se abriera la sala que había estado ocupada por otro evento, y en el que habían muchos amigos de los antiguos y de los nuevos, pero también personas con las que nunca me había visto pero que me siguen en el diario y en el programa de radio en el que participo diariamente de 5 a 6 de la tarde, y que siguieron en sus butacas hasta que culminaron las presentaciones.

Como nunca, confirmé que este oficio aparentemente solitario de hombre de prensa, construye lazos invisibles y fuertes con muchas personas. La circunstancia de que el año anterior fuera atacado por una grave enfermedad que me postró durante varios meses (en los que no dejé de escribir cada día), ha funcionado como un resorte para que tanta gente se encuentre una larga tarde y noche de viernes por puro amor a la vida.

Mis lectores se imaginarán la inmensa deuda de gratitud que he adquirido con los participantes de este acto. Y, como lo dije en mi intervención final, una sensación de sanación me recorrió el cuerpo al recordar que en el mismo auditorio Horacio Zevallos, de la Derrama Magisterial, estuve siete años atrás, cuando se presentó mi libro “LAP: un fraude en tres letras” y estaba en las vísperas de ser operado del primer cáncer que me afectó, y dije que me estaba despidiendo para volver.

Pues bien, esta noche de música y alegría, lo que me parecía es estar retornando por la misma puerta de ese tiempo de enfermedades que me tocaron en suerte, para abrazarme con mucha gente querida que desea que regrese al mundo de los sanos. La vida puede a veces ser dura e injusta y cortar los planes que tenemos para ella, pero también puede darnos momentos de ternura total como los que viví este 1 de febrero.

Comprenderán que no era posible para mí dejar de dar un testimonio sobre estos hechos, sobre todo porque ahora estoy seguro que sí hay una medicina que no falla y no se falsifica, esa es la amistad.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista