Encuentro con la alcaldesa de Lima, 21 de julio

Miles de trabajadores de Construcción Civil se movilizaron el 13 con la finalidad de denunciar al presidente Alan García de promover la violencia en las obras. Como se denunció en la actividad, seudos sindicatos organizados por el APRA con delincuentes y mafias vienen promoviendo muertes y zozobra en la población, usando armas de fuego y atacando a los obreros formales y sus familias con la finalidad de amedrentarlos y extorsionarlos.

| 15 julio 2011 12:07 AM | Columnistas y Colaboradores | 750 Lecturas
750

El paro de transporte no fue óbice para que la movilización fuera exitosa y expresara el rechazo a un régimen nefasto para las familias trabajadoras, las cuales han visto decaer su calidad de vida, debido a que las promesas del cambio responsable de García se tradujeron en represión, corrupción, despidos, hostilización, trabajo sin derechos y bajos sueldos y pensiones.

También nos movilizamos para defender la negociación colectiva por rama, derecho amenazado por el pronto expresidente, quien además quiere imponer la presencia de delincuentes en las diversas instituciones sindicales, como el CONAFOVICER y SENCICO, organizaciones destinadas a brindar recreación y capacitación a los trabajadores.

En ese sentido, la exigencia de solución del Pliego Nacional de Reclamos, implica fortalecer a la Federación como instrumento de defensa de los derechos laborales en construcción civil y propiciar el incremento de beneficios para los obreros.

Asimismo, demandamos la aprobación de la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo para combatir la impunidad frente a las muertes y accidentes por razones laborales provocadas por la negligencia empresarial. El marco legal vigente genera impunidad para los responsables y un calvario para los afectados y afectadas.

La movilización no fue ajena al contexto político, donde el gobierno aprista en alianza con los grupos de poder económico, perdedores en las últimas elecciones municipales y presidenciales, pretenden imponer su agenda y evitar que las propuestas ganadoras apliquen los cambios que ofrecieron.

Por estos motivos, concluida la marcha nos dirigimos a la Municipalidad de Lima para expresarle nuestra solidaridad a la alcaldesa, Susana Villarán, y anunciar que el 21 de julio realizaremos una actividad pública para suscribir el Acuerdo por Lima, comprometiéndonos a colaborar con el mejoramiento de los servicios a los limeños y limeñas. Además reiteramos que los trabajadores y trabajadoras defenderemos las propuestas de solución a las demandas nacionales y el cumplimiento de los ofrecimientos electorales.

En los próximos días también entregaremos al presidente electo, Ollanta Humala, nuestras propuestas para la agenda laboral y social, que exponen la recuperación de derechos conculcados por la dictadura y las iniciativas que tienen como meta dignificar el trabajo y beneficiar a las grandes mayorías con el crecimiento económico que tanto pregona el presidente García y los sectores beneficiados por él.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...

Mario Huamán Rivera

Opinión

Columnista