En procura del reordenamiento pesquero

La insensatez e intereses particulares por destituir a la actual alcaldesa de Lima, Susana Villarán, se pretende emular en el caso de la ministra de la Producción, Gladys Triveño, quien intenta reordenar el sector pesquero, señalando al consumo humano directo como un objetivo principal, preservando para ello la verdadera pesca artesanal, y la zona de reserva de las primeras cinco millas marinas. Los industriales pesqueros interesados en mantener sus privilegiados intereses económicos, con la fabricación de harina, aun a costa del hambre de millones de peruanos, han emprendido una campaña de desinformación, buscando la destitución de la jefa de PRODUCE. Los esfuerzos por lograr una verdadera inclusión o justicia social, provocarán siempre las reacciones desmedidas de una inconsciente oligarquía, habituada a desacreditar y satanizar a autoridades que decidan combatir la desnutrición y pobreza de las grandes mayorías. Por ello resulta estimulante que una autoridad afronte temas esenciales con decisión, para el verdadero desarrollo alimentario del país, que otros ministros evitaron, y que más bien se coludieron con empresarios para beneficiarlos descaradamente, aun a costa del despido de miles de pescadores y de la necesidad de importar pescado de otros países para alimentarnos.

| 10 noviembre 2012 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 978 Lecturas
978

El sector pesquero privado arrastra una serie de lacras, que se continúan incrementando; ahora último, con la detección del delito de lavado de activos, en el cual el Ministerio Público parece ahora dispuesto a tomar cartas en el asunto. Y es que hasta la sorpresiva aparición de “exitosos” nuevos empresarios, desde hace algunos años, primero beneficiándose con los impuestos eludidos al Estado, la utilización de testaferros para la adquisición millonaria de embarcaciones, costosas viviendas, lujosos vehículos, y hasta grandes edificios y hoteles, no pueden quedar impunes. Precisamente personajes como los que reseñamos, acostumbraban a recepcionar y a agasajar autoridades pasadas, en reciprocidad a dudosos permisos y licencias otorgadas, y son los que vienen financiando las diversas manifestaciones contra el D.S. Nº. 005-2012 y la ministra de la Producción, en zonas como la bahía de Sechura, uno de los lugares preferidos de coordinación del cuestionado congresista Freddy Sarmiento. Pero, además, uno de los tenebrosos personajes que invierte en las revueltas de Sechura, asegura ya en sendas tertulias que la ministra de la Producción será prontamente destituida, en una actitud que las autoridades deberían investigar, más aún cuando se trata de un seudoempresario, cuyas propiedades tendrían un oscuro origen.

El debilitamiento y destrucción de los organismos sindicales exponen a los pescadores al abuso y maltrato por los empresarios industriales, quienes argumentan hipócritamente una supuesta preocupación por el desempleo; pero utilizan las tripulaciones de los barcos para obtener una cuantiosa “pesca negra”, obligándolos a mantener silencio ante el riesgo de engrosar los ejércitos de desempleados. Hasta los memoriales alcanzados al Congreso de la República contienen falsos pronunciamientos, y las movilizaciones efectuadas en Lima y algunos puertos del litoral fueron engrosados por elementos de dudosa reputación, extraños al sector pesquero.

La defensa del reordenamiento pesquero, y el rechazo a la corrupción, requieren, pues, la decidida unidad y firmeza de todos los peruanos de buena fe, y esperemos también el respaldo de las actuales autoridades gubernamentales.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

Juan Rebaza Carpio

Mirando al mar