¿En qué piensa el Cortanalgas?

Las arequipeñas tienen un temor fundado de salir a las calles de la ciudad. Tienen miedo de cruzarse con el llamado “Cortanalgas”, que se ha convertido en el tema de conversación de la esquina y el salón del lugar de nacimiento del poeta Mariano Melgar.

| 26 noviembre 2012 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 635 Lecturas
635

¿Qué hubiera dicho él de esto? La Municipalidad de Arequipa ha ordenado a 40 serenos a ayudar a la Policía que está con estrés porque no puede dar con el “Cortanalgas”, aunque ha informado que está ya cerca de capturarlo. Al principio había gente que dudaba de su existencia porque pensaba que era un invento más de los diarios baratos para vender ejemplares. Otros aún dicen que se trata de un invento para distraer a la audiencia de temas importantes del país. Sin embargo, hay víctimas, aunque sin nombre. Dos de las cinco víctimas ayudaron a la Policía para que hiciera un identikit. Las autoridades lo dibujaron con cabellos cortos de escolar aplicado, con raya al costado; con orejas grandes, nariz ancha, cejas pobladas, mirada enojada y cara ovalada de andino con muchos problemas. No parece ser ningún joven palomilla, sino un hombre de unos treinta o cuarenta años, con graves problemas mentales. Tal vez es un enfermo sexual o un subnormal peligroso con un chuchillo en la mano. Es posible que no solo corte nalgas. En realidad nadie sabe qué pensará él, en qué brumoso mundo estará sumergido. No hay registros de que haya nacido en la ciudad arequipeña ni denuncias de que haya tenido víctimas varones ni que haya empezado a cortas nalgas desde hace mucho tiempo. Lo cierto es un caso muy extraño que viene generando una serie de especulaciones y temor en la cuidad del sur y parece tanto a un invento más de los expertos en psicosociales. Alguien dijo que se trata de un depravado sexual, que es un homosexual reprimido que ha tenido graves problemas de niño.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com