¿En qué nos fijamos?

Nadie pone en duda que los Estados Unidos de Norteamérica tiene la sociedad de consumo más activa y de mayor tamaño en el mundo occidental. Algo que los caracteriza es la necesidad enfermiza que tienen de medir todo: lo que no se puede medir, no existe, parecen decir.

| 29 julio 2012 12:07 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.3k Lecturas
1398

Allí las encuestas son pan de todos los días y, sin exagerar, de todas las horas. Con una sociedad de tan alto nivel de consumo las conclusiones de las observaciones hechas sobre el comportamiento de su población son dignas de tener en cuenta, por lo menos en sociedades como la nuestra donde jugamos todos los días a parecernos a ellos lo más que podamos. Una de estas observaciones a la que me voy a referir, es el resultado de un estudio sobre la primera impresión que nos formamos las personas cuando nos encontramos cara a cara. Algunos de estos cuadros resultan de veras interesantes. Veamos.

¿Qué es lo que la mujer ve primero en un hombre?
Cómo viste 30 %
Ojos 25 %
Cuerpo 24 %
Cara y sonrisa 21 %

¿Qué ve primero un hombre en una mujer?
Cuerpo 43 %
Cara 31 %
Cómo viste 26 %

¿Qué es lo que una mujer ve primero en una mujer?
Cómo viste 43 %
Cabello 29 %
Cara (maquillaje) 28 %

¿Qué es lo que un hombre ve primero en un hombre?
Cómo viste 42 %
Cara 35 %
Cuerpo (estatura) 23 %

Parece ser entonces, de acuerdo con estos resultados del estudio que comentamos, que lo que más nos llama la atención a hombres y mujeres es el indumento, la vestimenta, lo que traemos puesto. Nos fijamos en la ropa, en el estilo, en el estado de conservación y en como se lleva esa ropa. Esta observación es por lo tanto hacia la imagen que proyectamos.

La vestimenta que llevamos influye en la percepción que los demás se formen de nosotros. Una ropa mal cuidada (sin planchar, sucia, desgastada), sumada a un calzado sin lustrar, influirá negativamente en esta percepción. Esto resulta tanto más serio ya que, como bien sabemos, pocas veces tenemos una segunda oportunidad para cambiar una mala primera impresión.

La imagen que proyectamos impacta, sumando o restando, la percepción que aquellos con quienes nos relacionamos tienen acerca de nosotros, y también, aunque muchas veces no reparemos en ello, esta imagen influye en la auto-percepción, afectando negativamente a nuestra autoestima.

Siempre, querámoslo o no, estamos comunicando, así que, aunque podamos opinar que las observaciones de comportamiento humano que comentamos son exageradas y con poco fundamento, igual es importante reflexionar a partir de ellas. Creo firmemente en la importancia que para nuestro desarrollo personal tiene el gozar de una positiva autoconfianza y también creo que debemos buscar mejorarla permanente. Si reconocemos cuan importante resulta ser la vestimenta para comunicar la imagen que queremos comunicar a los demás, no debiéramos dejar estos asuntos de vestuario a la casualidad y empezar por darle la importancia que realmente tiene.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Jaime Lértora

¡Habla Jaime!

Columnista

Deje un comentario

Loading...