En esta Lima ‘brip’

Los comerciantes, los empresarios y los que no, andan con sus ‘nextel’, más conocidos como ‘cholotel’. Piden, venden, transan, compran, ofrecen, mediante ese aparato. Una Lima sónica emergió y yo, como siempre, estoy out. Sus sonidos de llamada, conocido entre la gentita como ‘brip’, saturan el clima auditivo urbano, convirtiendo a la Ciudad de los Reyes en una olla de grillos cibernéticos. Algunos ponen su ‘cholotel’ al máximo volumen transformando un ‘brip’ en un ‘pric’ desolador, transmitiendo ellos mismos su soledad extrema. En la Universidad de Lima si no tienes un ‘cholotel’, simplemente, no existes; eres el coyote, ni siquiera calificas a gato. Algunas amigas, las nice nice cositas ricas sandungueras, agarran los equipos al revés, con estilo y gracia como exhibiendo su modelo. También están los otros, generalmente tipos de cobranzas que recorren toda la urbe portándolos en su cintura, debajo de la guata hinchada de tanta chela. ¡Piedad! en idioma ‘brip’ piden sus ‘cholotel’, lo juro. Una prima, con el esposo en ‘USA’, da gracias al patrón Santiago de la cobertura. Se llaman como descosidos. Si tienes familiares en Europa, es una lástima; el Imperio se desinfla cruzando el charco y los ‘brip’ no existen. Y ya pues, uno qué puede hacer. ¿O te integras o mueres hecho un brontosaurio? Al terminar de escribir esta columna saldré con mi cara de coyote por las calles de Lima. Con mis productos ‘Acme,’ perseguiré al ‘Correcaminos’. El pajarraco ese vive agradecido de que el ‘brip’ sea una variante de su idioma, el no menos famoso y cachaciento ‘bip, bip’.

Por Diario La Primera | 08 jul 2008 |    

 


    Luis Torres Montero

    Luis Torres Montero

    Malas palabras

    www.malaspalabras.pe