Emergencia en las emergencias, soldados de blanco

Corren días de protestas y de incertidumbre. A casi un año de gobierno nacionalista el país espera definiciones en un ambiente en que proliferan conflictos socio-ambientales que esperan un diálogo fructífero. A ellos se agrega el peculiar batallón de soldados de blanco desfilando por la ciudad, los médicos de los hospitales de la seguridad social, EsSalud, y del Ministerio de Salud, Minsa, por primera vez unidos, para exigir mayor atención a sus remuneraciones pero también al presupuesto de la salud pública, uno de los más bajos del continente, el mismo que Ollanta Humala ofreció incrementar en uno por ciento como señal de una mayor preocupación por los servicios públicos, condición que identifica a gobiernos verdaderamente progresistas y de centro izquierda.

| 22 junio 2012 12:06 AM | Columnistas y Colaboradores | 915 Lecturas
915

Las demandas médicas han originado dos días de movilización. No piden nada exagerado ni excesivo, nada que no se pueda lograr a través de un crédito suplementario. Desde el nombramiento de médicos en plazas vacantes desocupadas que deben ser llenadas para atender la dramática situación de las emergencias y el avance de enfermedades como la tuberculosis cuyos programas de prevención no han funcionado. Vemos con horror cómo se multiplican casos de médicos y enfermeras contagiados de un tipo de tuberculosis con gérmenes multiresistentes que pueden llevarlos a la muerte.

Los médicos trabajan diariamente con vidas humanas, no con negocios, inmuebles o transacciones, profesiones que parecen mejor apreciadas económicamente. Los médicos dedican más de una década a su formación y perciben remuneraciones irrisorias, algunos CAS con poco más de 800 soles mensuales. Ello se suma a las condiciones de pobreza en equipamiento y medicinas para atender seres humanos que generalmente vienen de los sectores más pobres del país en especial en los centros llamados de referencia como los hospitales Loayza y Dos de Mayo.

Que un Estado maltrate a quienes cuidan la salud de la gente es la muestra extrema del desencuentro con su sociedad que asiste a esta situación alimentando descontento, protestas y rebeldías que deslegitiman a las autoridades elegidas. Los médicos tienen demandas hoy más que nunca atendibles en un país cuyos gobernantes pretenden que marchamos hacia el progreso. Su protesta es legal, legítima y fundamentada aunque no faltan quienes la satanizan como radical y extrema. Así debería serlo cuando se ponen en riesgo vidas humanas.

Lamentablemente un paro de atención médica tiene costos en pacientes pobres que dejan de ser atendidos, sin embargo todo el país debería apoyar a los soldados de blanco, que gritan por mayores recursos para un sector clave en la defensa de la dignidad y de la vida como es la salud. Todo gobierno que se pretende progresista se caracteriza por la atención a los menos favorecidos y por la redistribución de la riqueza a través de los servicios públicos, indudablemente los más importantes son Salud y Educación.

Los problemas del sector Salud son históricos pero que persistan y se mantengan intocados indica indiferencia e inercia social políticamente suicidas. Que el presidente Humala tome conciencia de ello, que asuma el conflicto médico con liderazgo y persuasión, que la racionalidad se imponga antes que las demandas de los médicos se exacerben y se decidan por la paralización nacional indefinida anunciada para julio, la cual sería absolutamente dramática para el país, especialmente para aquellos que votaron por Ollanta y creyeron en sus promesas.

Loading...



...