El VRAEMU

El Vrae (Valle del río Apurímac y Ene) se convirtió en Vraem cuando el gobierno creyó necesario reconocer que el problema de los Quispe Palomino se había extendido hasta el norte a los lados el río Mantaro que finalmente confluye con el Apurímac para formar el Ene. Ahora se podría fácilmente aumentar una U al dichoso nombre (Vraemu) si nos percatamos que la reciente decisión de nombrar un comando de la provincia de La Convención en el Cusco también implica un nuevo reconocimiento de la ampliación del escenario de la lucha, esta vez hacia el sur, a la zona del río Camisea, afluente del Urubamba.

| 20 octubre 2012 12:10 AM | Columnistas y Colaboradores | 624 Lecturas
624

El hecho es que este enredo de siglas está reflejando una situación cada vez más complicada en la selva centro-sur, derivada de la transformación de los antes llamados remanentes de Sendero Luminoso en una fuerza local crecientemente ofensiva que está provocando la militarización de una amplia zona del país y poniendo en duda la capacidad del Estado para controlar áreas tan críticas como la de la extracción y transporte del gas hacia la costa, lo que afecta la imagen del gobierno.

El Vraemu ya no es un solo valle ni un mero espacio de olvido estatal, ya que ahora los blancos posibles ya no se limitan a puestos policiales y militares aislados, sino que apuntan directamente a las operaciones de explotación de hidrocarburos selváticos en manos de empresas transnacionales.

Esto ha abierto un gran debate sobre el grado de seguridad que el Estado puede brindar a un gasoducto que tiene un largo trayecto hasta llegar a Pisco y que cruza la zona de guerra local que impulsa el neosenderismo de los hermanos Quispe Palomino y la pregunta que flota en el ambiente es por qué no han atentado aún contra los tubos lo que produciría un automático desabastecimiento.

Una manera de responder a esto es decir que los maoístas por ahora presionan a la empresa transportadora para que pague por su “seguridad”, como lo hacen los madereros y los narcos que actúan en la zona.

Otra es pensar que por ahora no quieren recordar al viejo Sendero con sus apagones y molestias urbanas que podría justificar el escalamiento de la presión militar, lo que indicaría que su mayor interés inmediato estaría dentro de un área limitada, donde vienen forzando a militares y policías a dispersar sus fuerzas entre vigilancias y patrullas, aumentando su vulnerabilidad.

La creación de un comando de La Convención a cargo de un general distinto al encargado de las acciones en el Vraem original denota que el gobierno está reaccionando a la guerra de la selva de una forma que resulta similar a como se dieron las cosas hace 30 años: más soldados y más zonas de emergencia.

Por ahora el adversario toma esto como una victoria ya que implica reconocer que está dejando de ser una banda errante perdida entre los árboles y las montañas, y está representando una creciente amenaza para la estabilidad del Estado.

¿Cómo evitar que todo esto empeore y se convierta otra vez en la tragedia de los militares imponiéndose a campesinos mientras buscan senderistas, como se vio en Ranrapata?

La respuesta seguramente es muy amplia, pero lo mínimo que se puede pensar es un Estado no invasor que desplaza a la gente, como en las escuelas convertidas en cuarteles, no simple protector de grandes intereses sino comprometido con el desarrollo y la mejora económica de las mayorías, no desesperado por “triunfos rápidos” que solo conducen a fracasos estrepitosos como los que se han visto hace poco.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista

Deje un comentario