El vóley de Natalia

Sólo Bélgica y Perú repiten varias jugadoras del mundial de menores del año pasado en Tailandia. Japón y Estados Unidos, las otras dos selecciones semifinalistas, fueron con equipo renovado.

Por Diario La Primera | 25 ago 2010 |    

Se puede entender de las norteamericanas. Su equipo ni siquiera se clasificó entre las 8 mejores del mundo. Es decir, no jugó las ruedas finales y quizás por eso cambió. En cambio Japón, luego de perder en la segunda fase contra Perú, nos ganó en la definición del quinto lugar. Pero en Singapur no están aquellas chicas.

Esta selección peruana me parece que evolucionó en un año. No olvidemos que es la misma categoría que el año pasado fue al mundial de menores.

La selección se ha visto fortalecida con Alexandra Muñoz y Grecia Herrada, quienes no fueron titulares en el 2009. Ha ganado en potencia a la hora de matar con Brenda Uribe, Vivian Baella y Rafaela Camet.

Clarivet Yllescas sigue fuerte por el centro. Pero la deficiencia es el armado. La pequeña Acosta no es solución. Además, la recepción de saque es un constante dolor de cabeza, tal como sucede con las mayores.

Los técnicos contrarios estudian a las peruanas, y así como saben que Jesenia Uceda recibe mal el balón, lo mismo sucede con Vivian Baella.

Si bien estoy de acuerdo que no se necesita un técnico paternalista en la selección, más que los gritos y lisuras, Natalia debería corregir ese defecto en Vivian.

Hay otra cosa. Y es el aspecto sicológico. No tenemos una selección como en la década del 80, que nos sabíamos superiores a la mayoría de rivales.

Hoy, pese a que Perú ya tiene un buen nivel competitivo, las chicas no se sienten mejor que nadie. Y eso es malo. Natalia también debe trabajar en la autoestima de las jugadoras.


    Ivlev Moscoso

    Ivlev Moscoso

    Opinión

    imoscoso@diariolaprimeraperu.com