El verbo fascistoide de Martha Meier Miró Quesada

El sábado 14, la editora de fin de semana del diario El Comercio publica un artículo en el que enfila con un encono intenso contra algunas personas.

| 21 julio 2012 12:07 AM | Columnistas y Colaboradores |  2.9k 
2957  

En primer lugar contra el presidente del Poder Judicial, a quien descalifica por criticar a los jóvenes que pintaron grafitis en el monumento de la plaza San Martín. En ese punto no coincide con el Dr. San Martín pues le parece que los jóvenes son manejados por “zorros” de cuestionable “pelaje”.

Alude incluso al proyecto que el fujimorismo evitó en el Congreso, que solamente buscaba ajustar mecanismos para frenar la corrupción en el Poder Judicial, y que no fue aprobado con el argumento de Martha Chávez de que se trataba de un “golpe de Estado” en dicho poder del Estado. Es que los fujimoristas, cuya vocera furibunda fue y sigue siendo la Sra. Meier, nunca le perdonarán a San Martín el haber condenado a Fujimori, y ese es finalmente su argumento esencial. Todo lo que venga de él les parece siempre una propuesta casi diabólica.

La sangre en el ojo no ha pasado, y se amorató más luego de la derrota de Keiko, pues llaman la atención los adjetivos que dirige contra los parlamentarios Diez Canseco y Mavila y la joven regidora Marisa Glave. Los llama “zorros”, “zurdos parásitos expertos en nada y opinantes en todo” y hasta “vándalos”. Tremendos monstruos que estarían comiendo el cerebro a muchachos ingenuos.

Cualquiera que conozca la hoja de vida de los aludidos, si no está tan cegado como la Sra. Meier, puede enterarse que los congresistas aludidos tienen hojas de vida absolutamente limpias, han trabajado toda su vida (y no tienen puestos por herencia familiar), que la honestidad siempre los ha distinguido, además son expertos en varios temas (aunque le duela y mienta absolutamente sobre esto la Sra. Meier).

En cuanto a la regidora Marisa Glave es egresada de una universidad de prestigio, tiene un trabajo intenso y probado en sus dos periodos de gestión como regidora y es una dirigente joven prometedora, que después del mitin incluso fue a limpiar el monumento pintado por jóvenes que habían exagerado en la manera de protestar.

Las pintas de esos jóvenes, por cierto, fueron el tema que más se trató en la prensa y la TV. No fue el mitin, la cantidad de gente que apoyaba a los cajamarquinos, y más grave aún el número de muertos a raíz de la problemática de Conga. Tampoco el pedido de que el premier Valdés deje el cargo.

El artículo de la Sra. Meier pretende descalificar y solo destila odio. Con ese tipo de visión no se puede llegar a algún entendimiento. Convendría quizás que en un arranque de serenidad acuda a Cajamarca y vea de cerca lo que el pueblo siente y piensa, sin ser acorralado por ningún ser diabólico. Pero es demasiado pedirle probablemente, que deje su mullido sillón de heredera de gran diario, donde le es permitido insultar y vejar, por lo demás, de forma tan inusual en el pretendido decano de la prensa nacional.

Convendría también a nuestro Presidente evaluar bien qué tipo de gente lo está apoyando ahora y dejar de compartir con esa derecha fascistoide la visión de que la protesta del pueblo debe ser respondida con represión.

Loading...


En este artículo: | | | | | | | | | |


...
Rosa Mavila León