El único amor de Sofía

Algunas de sus amigas decían que era una tonta, que debía vengarse, en vez de pedirle eso. Otras indicaban que ella era un mal ejemplo para el género, que una infidelidad no se perdona, que se castiga para dejar una lección para las que vienen. Sin embargo, había también gente que difundía la actitud de Sofía como un ejemplo de un amor extraño, pero puro.

| 19 setiembre 2011 12:09 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.3k Lecturas
1359

¿Y qué había hecho Sofía? Se había embarazado del amor de su vida luego de descubrir la infidelidad de éste. No lo hizo para retenerlo ni para evitar que se fuera con la mujer que le había robado su amor. Lo hizo para tener a su lado a alguien que le recordara toda la vida al amor de su vida.

—No vengo para que vuelvas conmigo; vengo para que me regales un hijo para recordar la felicidad que me diste antes de que me traicionaras. No quiero más.

—Estás loca. Te pedí perdón por lo que hice y no quieres volver conmigo.

—Yo sé que jamás volveré contigo, porque, además, sé que ya me dejaste de querer; pero te pido un hijo. Mi madre siempre recuerda que, cuando yo tenía trece años de edad, te señalé y decía “cuando tenga 16 él será mi hombre”. Pero me hiciste tu mujer antes de los 15 y vivimos como en un Paraíso 10 años. No llores…

—Nunca debí viajar a Argentina. Fui a trabajar y juntar para casarnos.

—Sí, pero te olvidaste de lo nuestro y te encamaste con otra.

—No debiste “caerme” allá de ese modo.

—De todas maneras me iba a enterar. Todo se sabe.

—Mira, Sofía, podemos empezar de nuevo.

—No, solo quiero un hijo.

—Estás locas.

Aquella noche siguieron discutiendo hasta que los dos se poblaron de recuerdos y sus cuerpos se confundieron como aquella primera vez hacía diez años. Después de aquella noche, Sofía nunca más volvió a ver a Mateo; pero de alguna manera sí lo ve todos los días en la sonrisa de su hijo.

Sofía está ahora a punto de cumplir cuarenta años de edad y su hijo 15. Nunca volvió a enamorarse. Nunca más tuvo algún amorío con nadie. Su hijo le preguntó ayer: ¿Mamá, ya pues, cuándo te consigues un enamorado para salir los cuatro? “Estás gracioso, hijo. Ya te dije que tu madre morirá amando a un solo hombre. El amor verdadero te dura toda la vida”. “Ay, mamá yo a mis quince ya tuve cinco”. “Es que hay algunos que no saben amar en serio”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com

0.574183940887