El último tigre

Hasta mediados del año pasado se podía decir que después de la razzia de izquierdistas amigos de Ollanta Humala que siguió a la salida del gabinete Lerner, habían quedado apenas tres personajes de ese origen o próximos a una línea progresista en posiciones más o menos importantes en un gobierno, cada vez más copado por tecnócratas, muchos de ellos expresión de la derecha más neoliberal.

| 17 mayo 2013 12:05 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.1k Lecturas
El último tigre 1179

Pero he aquí que en el último trimestre se anunció la forzada renuncia de Álvaro Vidal a la jefatura de Essalud y el ministro que después se haría famoso como pegalón de mujeres en Arequipa exhibió su carta como una gran victoria, advirtiendo sin embargo que toda renuncia es una decisión voluntaria aunque la hubiera reclamado varias veces usando la autoridad del presidente y LA PRIMERA dama.

Parecido fue el caso de Campodónico al que le sacaron la carta en diciembre y se la ejecutaron en enero, lo que también ha sido sentido como un triunfo íntimo del ministro Merino, que luego patinó con el tema de Repsol.

Ahora el último de los “tres tristes tigres”, como los llamaban sus amigos, acaba de dejar su lugar en la Cancillería y aunque probablemente sea cierto que tiene problemas con su salud, lo real es que su retiro se aprecia como un paso más en el sentido de quitarle todo elemento de criterio propio a los integrantes del equipo de ministros.Contra los que piensan que la bravata de Maduro que llamaba la atención del canciller Roncagliolo, por insinuar la posibilidad de una nueva reunión de Unasur para ver el caso Venezuela, habría determinado la decisión de Humala para pedirle a su ministro que se vaya (interpretación de García, Lourdes y otros), lo que parece más creíble es que el presidente ha querido nuevamente ponerse en el medio de las contradicciones.El retiro de Roncagliolo le reduce más bien los lazos con el grupo del Alba y los gobiernos progresistas de América Latina, pero lo hace de manera en que tampoco los está retando y poniéndolos ante una definición.

En realidad Humala ha vuelto a dar un nuevo paso desde la izquierda moderada hacia la incertidumbre.

La idea de que se va deshaciendo de políticos para llenarse de “especialistas”, tampoco es exacta, como se ve en el caso Rivas.Más bien se trata de una opción por no moverse de los cuadros que genera el propio Estado, muchos de los cuales vienen de la época de Fujimori (Rivas es un buen ejemplo) y que se han acostumbrado a operar en distintos gobiernos, dentro de una especie de software que algunos llaman piloto automático.

Trasladar esa mecánica de ausencia de liderazgo político, sustituido por rutina burocrática, al campo de las relaciones internacionales luce como algo muy difícil.

Pero ahí va este gobierno.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista