El úkase del Fiscal Superior del Santa

El 01 de octubre del 2010, ad portas de llevarse a cabo las elecciones regionales y municipales, el Fiscal Provincial Mixto de Nuevo Chimbote formalizó una extraña e inconsistente denuncia ante el Poder Judicial (PJ) respecto al atentado criminal ocurrido en la vivienda del consejero regional Ezequiel Nolasco donde, lamentablemente, un familiar directo perdió la vida; curiosamente, un día antes, el agraviado se encadenó en la sede principal del Ministerio Público, exigiendo un pronunciamiento y, sorpresivamente apareció el Fiscal Superior decano, quien dictó un úkase para que en 48 horas se resuelva el tema.

Por Diario La Primera | 06 oct 2010 |    

El funcionario encargado de la pesquisa estaba con descanso médico; pero, regresó inmediatamente y elaboró el documento, a pesar que se trata de un caso complejo. El Fiscal Provincial cumplió el mandato, dejó de actuar diligencias solicitadas, atropelló los derechos fundamentales y comprendió como presunto autor de homicidio simple en grado de tentativa acabada o delito frustrado al secretario general del movimiento “Cuenta Conmigo” (C), quien además estaba postulando a la Alcaldía Provincial del Santa.

La “base” del Ministerio Público fue un vergonzoso atestado policial, totalmente manipulado y sin ningún elemento razonable que permita encontrar algún indicio o sospecha de responsabilidad penal; el Fiscal Provincial utilizó la declaración de una persona, a sabiendas que fue sacada de su domicilio, sin su presencia y obligada a declarar en determinado sentido, bajo amenaza de detención por una requisitoria y sin abogado. Ítem más, a las pocas horas, fue liberada y, públicamente, ha explicado la manera como fue “capturada” por efectivos policiales, con la intervención del Mayor PNP Arrunátegui Correa, pariente cercano de un funcionario de confianza de la Municipalidad distrital de Nuevo Chimbote, cuyo alcalde pertenece al partido de gobierno y es considerado como un operador político de Agustín Mantilla. Igualmente, relató cómo fue inducida a imputar una inexistente intervención del presidente regional de Áncash; y, pidió ampliación de su versión, pero las autoridades se pusieron de costado.

El otro “argumento” del Fiscal Provincial está referido a ciertas llamadas encontradas en el levantamiento del secreto telefónico; sin embargo, no se ha interesado en averiguar, técnicamente, la diferencia que existe entre tráfico de llamadas (efectuadas de un número a otro, con indicación del tiempo utilizado) y celdas activas de telefonía celular que funcionan sólo cuando se realiza alguna comunicación. El mamotreto policial, que corre en autos, llega al extremo inaceptable de señalar que como la celda activa “satélite” está ubicada cerca de la casa donde sucedieron los hechos criminales, entonces quienes la utilizaron estuvieron en las inmediaciones; además, añade que en el caso del autor mediato la celda activa empezó a funcionar, aproximadamente, a las 12:00 horas, utilizándose en varias oportunidades, hasta las 19:00 horas, o sea por un espacio de siete horas, eso quiere decir que todo ese tiempo el implicado estuvo parado cerca al domicilio, sin que nadie lo vea, ni las cámaras de seguridad lo graben, ni los vecinos se hayan dado cuenta o percatado de su presencia.

Finalmente, el manipulado atestado policial indica que los autores utilizaron pistolas con silenciador y que en su fuga hicieron disparos al aire (¿?); y, el Fiscal Provincial comprende a quien dijo no haber intervenido por una intervención quirúrgica.


    Heriberto Manuel Benítez Rivas

    Heriberto Manuel Benítez Rivas

    El dedo en la llaga...

    Columnista