El “Troyano Vaticanus”

El cardenal Cipriani es el virus de la sociedad peruana. Ni el más actualizado paliativo, el NOD32, acabaría con él, pues aletea meado en los cookies, dejados al ingresar a los portales de la prensa local.

| 10 noviembre 2009 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 486 Lecturas
486

Y es que el AVG en sintaxis ciprianizada se vuelve GVA (‘Je-Be’ Asco). Su rostro, acaba de salir en una portátil IBM, cual iluminado pingüino. La experiencia fue terrorífica, como quedar enganchado en una máquina de coser de la casa Matusita. Pero para que el virus no mate a la machine (el cerebro), según los yedai masters de la Wilson city, hay que rastrearlo; como cualquier enfermedad terminal, si se le detecta a tiempo, eliminas el aguijón. ¿Cómo se puede saber de las manos largas, amarillas y famélicas, con olor a guardadito de sarcófago, del hombre que encarna a la facción más hojalata del conservadurismo católico peruano? Podemos meterle una zancadilla, para que no liquide nuestro sentido del humor, nuestras ganas de vivir sin la cola entre las piernas, y brincar (montar) el pensamiento cabizbajo que amenaza su mal aletargador. En el bote de basura del sempiterno “Tip-Top” no se encuentra la nociva cruz de su esqueleto ciber. Menos, en el espacio exterior, donde las voces de “Luciano, el marciano”, aquella pastrula miniserie del año 85 que protegía al menor, tocó fondo, en un Cipriani cuarentón, ya denso alienígena pensante ¡Lau, lau, que rico lau! Quizá el gusano anide en la otrora pollería El Cortijo, sobre todo por la chuletaza sobrante, en lo que ahora es Plaza Vea, en Barranco -Surco. Vuelo de reconocimiento para taladrar el “Troyano Vaticanus”: 1) El Tribunal Constitucional: en su rectificación para no vender ni a diez céntimos la píldora del día siguiente, sodomizando nuevamente al Minsa –antes fue la prohibición de su repartición gratuita-. Cortina de humo uán. Se cierran peor que monja fea y pagan pato los más necesitados. 2) La Indecopi: ataranta, distrae a la gente del Facebook y el Twitter, impidiendo el registro de la marca de ropa del “PezWeon”. ¿La causa? un problema en ‘la moral y las buenas costumbres’ por el dibujo de sus testículos. Déjalo ser, oe, su humor es un pescado. La PC, es decir, el Perú, tiene harto virus. Los católicos extremos, el Opus Dei y los Sodalicios, han negociado con la clase política, para amarrar úteros sí o sí, prolongando otros temas parecidos para el colchón del control total de los teclados. Habrá que mandar a hacer un nuevo antivirus, pe: ¡Chichalandia32!


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Luis Torres Montero

Malas palabras

www.malaspalabras.pe

Deje un comentario