El TLC con EEUU no debe entrar en vigencia

Los más de 5 mil despedidos por sindicalizarse durante al gobierno aprista, los miles de trabajadores estatales sin derechos, los tercerizados, entre otras modalidades de precariedad laboral, demuestran que el Presidente García miente respecto al cumplimiento de los estándares laborales que exige el TLC con los Estados Unidos.

| 16 enero 2009 12:01 AM | Columnistas y Colaboradores |  534 
534  

A esto habría que agregarle, las normas que disminuyen derechos como el Decreto Legislativo 1086, que sumado a las leyes fujimoristas forman una estructura legal que brinda a los empresarios mano de obra a bajo costo e impedida de organizarse sindicalmente. Esto se puede apreciar en las empresas Bimbo, Kola Real, Celima, Leche Gloria, Topy Top, Zeta Gas, Petrotech, contratas de Telefónica, Luz del Sur, Edelnor, mineras, textiles, agroindustriales, etc.

La desesperación de los apristas y de los grupos de poder para que el TLC empiece a regir radica en que dificultará a los ciudadanos encontrar solución a sus problemas en el ámbito nacional, trasladando la justicia que todos exigimos por el abuso de las empresas a tribunales supranacionales que se ubicarán en los Estados Unidos. En otras palabras blindará aún más los privilegios de los ricos de siempre.

Por otro lado, los capitalistas en alianza con los empresarios y especuladores financieros podrán demandar al Estado para recibir indemnizaciones económicas, si no obtienen sus ganancias estimadas. Este injusto resarcimiento saldrá de los impuestos que todos los ciudadanos y ciudadanas pagamos, lo que impedirá brindar servicios públicos de calidad, como educación y salud, entre otros.

La desaparición de la industria y la agricultura, además de la pérdida de puestos de trabajo serán las consecuencias de competir con un mercado subsidiado y altamente tecnificado, como el norteamericano.

La CGTP criticó desde el inicio la estrategia de negociación planteada por el gobierno de Toledo y junto al incumplimiento electoral de revisarla por Alan García, han entregado por casi nada nuestra economía a los intereses de las transnacionales, algo que ha escandalizado a los congresistas norteamericanos que exigen la suspensión de la fecha para que entre en vigencia el TLC.

Nuestra central en la multitudinaria marcha demandó también dicho pedido, al igual que para los TLCs con China y Chile que perjudicarán al país, en momento que la crisis económica viene afectando el aparato productivo peruano. Nos solidarizamos con los gremios agrarios y exigimos que se deroguen las normas que privatizan el agua.

Loading...



...
Mario Huamán Rivera

Mario Huamán Rivera

Opinión

Columnista