El suicidio de Europa

Europa se encuentra hoy atrapada en una catástrofe financiera que la está llevando hacia una tormenta social perfecta.

| 22 mayo 2012 12:05 AM | Columnistas y Colaboradores | 2k Lecturas
2038

Esta catástrofe es el producto del mayor experimento económico del siglo XX: El euro.

Un experimento hecho por tecnócratas de Bruselas que no han sido elegidos por sus pueblos; y que, además, han tenido el cuajo de vetar un referéndum en Grecia sobre el programa de austeridad. También, recomendar que no haya elecciones en Italia y finalmente influir para que los gobiernos de ambos países sean cambiados.

Y es por esto, que este experimento financiero es también una catástrofe para la democracia europea.

El experimento de marras consistió en dotar de una moneda común a una entidad, como la Unión Europea, que no solo no es un estado nación, sino que ni siquiera es una confederación de estados con un gobierno mínimo común.

Nunca en la historia económica del mundo se ha visto que un sistema de integración, que no ha alcanzado la unión política, tenga una moneda común, sin tener al mismo tiempo, por lo menos, un ministerio de finanzas común.

El resultado de este experimento es el surrealismo de tener una moneda común y 17 deudas soberanas. Lo que es además una trampa financiera, puesto que si los países deudores tendrían hoy su moneda nacional, la devaluarían y también podrían reestructurar su deuda con sus acreedores.

Como consecuencia de esto, para aliviar la carga de su deuda, todos los países de la zona del euro dependen hoy de los rescates del Banco Central Europeo, y sobre todo, de los recursos de Alemania y de la austeridad fiscal germánica que ésta demanda como una condición para otorgarlos.

Hoy todos los caminos conducen a Berlín. Europa está así germanizada. Lo que los alemanes no lograron en dos guerras mundiales, por la sangre, lo han conseguido con la crisis del euro.

Sin embargo, los alemanes no se sienten felices porque ahora tienen el gran peso de sacar a Europa de la catástrofe; y para ello no tienen el talento que tienen para fabricar Mercedes. Y es por esto, que lo único que plantea la señora Merkel, es austeridad y austeridad.

¿Hasta cuándo?

Ya Grecia no puede más, España, Italia y Portugal están al borde del abismo social y Francia ya se reveló contra la austeridad.

El euro ha sido el suicidio de una Europa que hoy se caracteriza por su desunión y su protesta social contra una política anticrisis, que consiste en el pago de la deuda a los tenedores de bonos, aplicando una austeridad inmisericorde a los ciudadanos.

El único consenso que existe hoy en la Unión Europea es que todos quieren salir de la crisis. Pero el problema es que nadie, hasta ahora, se atreve a salirse del Euro. ¿Se saldrá Grecia?

En todo caso, si Europa sigue hundiéndose en el hueco negro de la austeridad y de la turbulencia social, terminará por afectar seriamente la ya alicaída economía global.

En efecto, China depende principalmente de Europa para sus exportaciones y la falta de consumo europeo, según Golden Sachs, puede disminuir considerablemente la demanda de materias primas por parte de China, lo cual, afectaría, principalmente en Latinoamérica, a Brasil, Chile, Perú y Venezuela.

En el Brasil y Chile ya se han preparado planes de contingencia frente a esta gran posibilidad.

¿Tiene el Perú algo similar?


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...