El suicidio de Enke

Toda Alemania está consternada por el suicidio de su arquero de fútbol, Robert Enke, quien terminó su vida lanzándose sobre los rieles de un tren.

| 12 noviembre 2009 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 455 Lecturas
455

Las investigaciones de los policías sobre el posible homicidio, fueron desestimadas por el consejero personal del mismo golero, Jörg Neblung. El guardapalos, de 32 años, que también tapó para el FC Barcelona, y el Tenerife, fue el guardameta del Hannover 96. Pero qué pudo haber pasado para que Enke se quite la vida, sabiendo que, posiblemente, sería titular bajo los tres palos alemanes en la inmediata Copa del Mundo Sudáfrica 2010 -ya saliendo de la suplencia ante un gran Jens Lehmann que lo eclipsó en la Eurocopa 2008-. Acaso fue por la muerte, hace tres años, de su hijita Lara (2), a causa de graves problemas cardíacos…un muro de Berlín que no pudo derribar. Todo hace pensar que la depresión le hizo una anotación definitiva. Chichalandiemos, malapalafaiters, ya mucha cosa la de ser columnista Standard: Es como si George Patrick Forsyth Sommer se amarrara, con soroche y moradito, en las vías nocturnas del tren Huancayo- Lima. Aunque algunos hinchas quisieran ese fin, pero para todo el IPD y la FPF –Burga es tan malo, que ni la muerte lo quiere; se tiraría a los fierros decadentes, esos feos del Metropolitano y ni la caquita de paloma le para bola-. Si de suicidios se trata, de gente sobresaliente y talentosa sobre el acero donde ruge una locomotora, es imposible no tocar el caso del poeta Lucho Hernández, yéndose para siempre en Buenos Aires. El vate la pasaba mal en Lima, no se hallaba, presentaba un cuadro clínico y decidió irse, pero lejos de su patria. Ah, el suicidio, tentación de poetas y románticos, pero también de desatenciones de terceros que rodean a la víctima. Por qué suicidarse, si la vida es bella, que lo digan los políticos: son pagados hasta por estornudar, y son tan ineptos que ni siquiera son capaces de planear sus propios suicidios y consumarlos. Llegar al Tribunal de Ética, les apuesto, sería su pequeña muerte. Suicidio, porque ellos nacieron para morir con su propia mano corrupta.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Luis Torres Montero

Malas palabras

www.malaspalabras.pe