El significado de La Haya

“Firme y feliz por la unión” es lema del Perú. Cuenta la historia y es fácil hallarlo en la Wikipedia que esta frase apareció por primera vez en las monedas de oro de 8 escudos de 1826 y que posteriormente, a partir de 1863, se incrustó en todas las monedas de plata de un sol.

| 25 noviembre 2012 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.6k Lecturas
1630

Primigeniamente la expresión pretendía invocar el anhelo de unión de un país que nacía fragmentado económica, social y geográficamente.

Cuando Chile nació como república, en 1812, incluyó en su escudo nacional como lema oficial de su Estado la expresión “Post tenebras lux”, que significa “después de las tinieblas la luz”. En la parte inferior de este lema también se leía la oración latina “Autconsilioautense”, que en castellano quiere decir “O por consejo o por espada”.

Años después este lema se transformó en la expresión oficial de Chile que todos conocemos: “por la razón o la fuerza”. Un historiador de este país sostiene que la intención de los padres de la llamada Patria Antigua era transmitir con ese lema la idea de que Chile solo progresaría por medio de la razón o por el uso de la fuerza si fuese necesario.

Tras la guerra con Chile, el imaginario colectivo trastocó los hechos históricos. Recuerdo haber escuchado de niño en el colegio que ambas frases fueron acuñadas después de la Guerra del Pacífico. La interpretación que se hacía era el fiel reflejo de las heridas abiertas. El significado del lema peruano cambió. Ya no era el anhelo de unir un país desintegrado, sino de la unión feliz con un país que nos había invadido y que había impuesto al Perú todo el peso de su lema oficial: por la razón o la fuerza. Puede ser que ese haya sido uno de los motivos por los cuales las monedas del Perú ya no llevan el lema oficial sino un lema frío y nada sugestivo: “Banco Central de Reserva del Perú”.

En el umbral de la fase oral en La Haya el lema oficial de Chile adquiere una connotación paradójica tanto para el Perú como para Chile. Si antes se impuso la fuerza para despojar al Perú de inmensos territorios, la última disputa fronteriza que aún queda deberá dirimirse por la razón del derecho que ofrece la Corte Internacional de Justicia de La Haya. Ni el Perú ni Chile pueden desconocer el futuro fallo de la Corte y ese deberá de ser el primer paso para cerrar heridas y mirar el futuro con optimismo. Si países europeos que se han enfrascado en peores y más terribles guerras han sido capaces de construir juntos una Unión Europea, que la sentencia de La Haya sirva para acabar con los viejos problemas del pasado y mirar el futuro con optimismo.

Si Chile y el Perú, cualquiera que sea el resultado, acatan el fallo como países civilizados habrá triunfado la razón y no la fuerza y será posible una unión firme y feliz que haga viable que el paso del tiempo sirva ahora sí para olvidar las heridas del pasado y construir juntos el progreso de nuestros pueblos en un clima de confianza mutua. No es fácil pero posible. Será más difícil para Chile estamos seguros porque el derecho y la historia le dan la razón al Perú. Pero puede ser también el inicio de la gran unión de los pueblos latinoamericanos. El sueño de Bolívar y muchos otros.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | |


...

Carlos Mesía

Opinión

Expresidente del Tribunal Constitucional

1.02614021301