El Satélite “Chile”

Finalmente Chile tendrá su satélite, que se llamará precisamente “Chile”, con “capacidades civiles y militares”. Solo le falta resolver la licitación entre canadienses y franceses y luego abonar 70 millones de dólares que no tiene ningún problema para sacar de la billetera.

| 07 junio 2008 12:06 AM | Columnistas y Colaboradores | 618 Lecturas
618

Nuestro Ministro de Defensa ha anunciado que el Perú también estudia el tema, etc. y que a lo mejor nos sumamos al club de dueños de satélites que integran Brasil (9), Argentina (6), México (3) y ahorita Chile, antes de fin de mes.

Convendría recordar que el Perú estuvo entre los promotores más entusiastas de un satélite para el viejo “Pacto Andino”.

El personaje de esa historia se llamaba Miguel Colina, un apasionado de las telecomunicaciones y convencido de la necesidad de integrarse al mundo vía los satélites. Fue el gestor de la estación terrena de Lurín, en 1967, que haría posible que los peruanos viéramos en 1969 la llegada del hombre a la Luna “en vivo y en directo”.

En 1974 (recuerden el contexto) fue creada la Asociación de Empresas de Telecomunicaciones de América Latina (ASETA) que pocos años después decidió autorizar el “Proyecto Cóndor”. No era nuevo porque hacía tiempo que Colina insistía en el proyecto “SATAN” que debía llevar telefonía y televisión a las poblaciones rurales,

Cuando el proyecto avanzaba y se hacían las gestiones en la UIT para la reserva de la órbita y otros detalles, surgió un poderoso competidor que acabó con la idea.

El empresario René Anselmo, mexicano-norteamericano, logró quebrar la resistencia estatal de los EE.UU. y consiguió licencia en 1984 para un satélite particular de telecomunicaciones, al que llamó PanamSat, y luego, oportunistamente, “Simón Bolívar”. Después ofreció al Perú el uso de un “transponder” al precio simbólico de un dólar al año, además de otros incentivos a funcionarios que votaron por el gasto mínimo en contra de los 300 millones de dólares que costaba la independencia satelital y el Proyecto Cóndor fue colocado en el ridículo estado de “congelación dinámica”.

Chile siempre se opuso pero ahora, que la batalla es distinta, el satélite le resulta indispensable.

¿Y el Perú? Probablemente el Ministro de Defensa recomiende que usemos el “Google Earth”, que es más barato, para aguaitar a nuestros vecinos.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Juan Gargurevich

Opinión

Columnista