El retorno de Paula

A ella siempre la he mirado desde niño, a pesar de las prohibiciones de mi madre.

¿A ella?

Por Diario La Primera | 16 ago 2012 |    

Sí, a ella. La primera vez que la vi tenía el cabello sujeto por una cinta blanca y usaba un vestidito muy corto de esos rosados con blondas en los hombros, unos zapatos planos y unas pantis blancos, muy blancos.

¿Oe, cuál ella? Es él. Se llama Paúl.

Paúl siempre fue Paula. Era la niña más linda del barrio. Tú vivías en el otro barrio. Lo que más me llamaba la atención de ella eran los hoyitos que se formaban en su rostro cuando sonreía.

¿En serio? Yo pensé que siempre ha tenido el caminar de hombre bravo y pendejo.

No sé qué pasó con ella en realidad. Cuidado, parece que viene para acá.

No, tranquilo, está lejos. ¿Y tú no te diste cuenta de sus gustos?

No, pero cuando empezó a crecer ya no salía a jugar con nadie. Se volvió melancólica. Una noche pasé cerca de su casa y su mamá le estaba dando de alma. Después de un tiempo desapareció del barrio junto a su madre y volvió convertida en Paúl.

Ahí viene.

No, tranquilo. Hace unos días hablé con él en mi casa y estuvo muy triste recordando a su madre que murió hace unos meses en el Cusco. Me dijo que ella nunca lo entendió y que lo golpeaba por que se había dado cuenta de que no tenía los mismos gustos que las niñas de su edad. Me dijo que él no sufría tanto por su condición sino por su madre que pensaba que Dios la castigaba al haberle dado una hija-hijo. Su madre, me dijo, fue una mujer de la calle, con muchos pecados que la atormentaban.

Es una pena en realidad, nunca se me cruzó por la cabeza cuánto puede sufrir una madre con una hija así y una niña en esa situación; espero que le vaya bien de aquí en adelante.

No digas eso.

¿Por qué?

Es que ha vuelto al barrio con intenciones muy ambiciosas.

Cuéntame.

No.

¿Por qué no?

Es muy feo, no me preguntes que no te va a gustar.

Lanza, lanza.

Es que…

Dime.

Me dijo que está templado de tu hermana.


    El Escorpión

    El Escorpión

    El Escorpión

    elescorpion@diariolaprimeraperu.com