El rally por la vida

Buen logro alcanzado por los organizadores tanto privados como autoridades políticas del Perú, el haber obtenido la largada del próximo Rally Dakar.

| 23 marzo 2012 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 704 Lecturas
704

Bien por ellos, es impresionante la movilización de personas, tecnología de punta en lo referente a potencia y velocidad de automotores de todo tipo y tamaño, medios de comunicación, cantidad de personas en calidad de aficionados, gran cantidad de auspiciadores, periodistas y reporteros que vendrán al Perú, gran cantidad de dinero en auspicios y demanda de servicios variados para resaltar y poner en valor este magno evento de velocidad, tecnología y resistencia. Qué eficiencia y eficacia, admirables, y nos lleva a la reflexión que en nuestra patria cuando nos proponemos algo, debidamente MOTIVADOS, el logro se obtiene. Sin ánimo de aguar la fiesta a nadie, es posible PERUANOS tener el mismo ímpetu, ganas, eficiencia y eficacia para el logro de metas que en otro momento sonaban a inalcanzables, como lo es este evento mundial que moviliza a nivel global cifras inimaginables y difíciles de calcular concretamente e incluso medir sus impactos reales como por ejemplo en nuestra patria, con lo que sucedió en su paso por nuestras tierras el anterior. En síntesis, esta movilización de voluntades privadas y oficiales ¿Se podría tener en torno a la organización de un gran Rally por la Vida? En PRO del respeto a la normas de convivencia en la vía pública, para desarrollar los mejores programas de educación en seguridad vial para nuestros niños, púberes y jóvenes en todo centro de enseñanza público y privado. ¿Es posible MOVILIZAR estas cuantiosas sumas de dinero en sostenibles campañas mediáticas para sensibilizar a la población y lograr transformar su conducta actual, en una conducta solidaria y segura en calles, avenidas y carreteras para frenar el terrible azote de la INSEGURIDAD VIAL a la que estamos sometidos? Para pensar un poco verdad. A veces no logramos como seres humanos establecer prioridades, tal como sucede en la vía pública, sobre quién tiene prioridad o más derecho por su condición de vulnerabilidad. No somos ni remotamente un ejemplo para el mundo sobre vialidad segura, creo modestamente que estos grandes despliegues deberían otorgarse por méritos a países que sean ejemplos para el mundo en esta materia. Hasta mañana.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Federico Battifora

Rompemuelle