El poder fáctico

Otra vez parece que la historia se puede repetir, Ocho mil y tantas actas impugnadas en Lima, representan casi un millón y pico de votos, obviamente en la mayoría de actas impugnadas Susana Villarán estaba ganando, el camino estaría aparentemente y lamentablemente trazado e indicaría que en el más allá o en el más acá, se resolvería este asunto.

Por Diario La Primera | 06 oct 2010 |    
Leguleyos de todos los tamaños e influencia, felipillos personeros sin más ambición y consigna que impugnar, caminan con la sensación del trabajo encomendado cumplido, paradójicamente del PPC y del APRA, partidarios de media tabla sudorosos y seños fruncidos de congresistas y patriarcas partidarios indagando como se hará la estrategia, nerviosos empleados de la ONPE tratando de explicar por que están tan lentos, doña Magdalena tratando de explicar con idioma de primariosa sus escasas cifras tardías, periodistas de un lado para otro y extrañamente y sorprendentemente tranquila doña Lourdes, insinuaciones en su más brillante estilo de los PROTÁGORAS de la plaza mayor, me refiero al jefe y su delfín, ambos ya decidieron quien debe ser la alcaldesa, en fin, ¿saben porque sucede todo esto? Porque al PODER FÁCTICO, el que actúa tras bambalinas, los representantes de la plutocracia peruana, no están felices con este resultado. No es conveniente que se realicen auditorías imparciales, se puede convertir en costumbre y eso no es conveniente para el sistema, el continuismo no acepta intromisiones, Castañeda, García, Flores Nano la nueva -aunque creo solo temporal- santísima trinidad, llevan adosadas la palabra OBRAS, y todo aquel que no hable de continuar las OBRAS sin mirar atrás es demócrata, los que piensen lo contrario ,como, por ejemplo, fiscalizar el 330% de incremento del presupuesto del Metropolitano o investigar hasta la últimas consecuencias COMUNICORE, son antisistemas y casi terrucos, malditos rábanos de los años setentas. La mega prensa baila al son que le tocan las mega tortas publicitarias para seguir engordando a cambio de MODERACION DEMOCRATICA, traducido al idioma político, conducir a la opinión pública por el camino del DESARROLLO, contra los inconformes y no dar cabida a los cuestionadores, a los que detienen la marcha económica del país y ponen nervioso al gran capital. Hasta mañana.

    Federico Battifora