El Pito

Instrumento de sonido muy agudo y penetrante, pequeño y hueco con una boquilla por la que se sopla y produce el ruido que menciono.

| 30 marzo 2012 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 1k Lecturas
1003

También se le suele llamar silbato. Alguna variedad de fumones también suelen llamarlo así, al cigarrillo de marihuana fabricado con sus manos al que le denominan PITO, en ciertos círculos también se le relaciona con el Pene. El manual de la lengua española aporta más con respecto a este instrumento, el dicho, entre PITOS y flautas, significa vincular a todos los aspectos que afectan a una cosa en conjunto. O por ejemplo, cuando decimos, me importa un PITO, significa no dar importancia a una persona, una cosa o un acontecimiento. Dicho esto, en nuestra tierra querida el famoso PITO es un instrumento muy usado por el Policía de Tránsito. Creo que en la mayoría de casos en forma muy exagerada y excesiva. A veces pienso que desde que ingresan a la Escuela de Policía a formarse, lo primero que hacen con los aprendices es entregarle su respectivo PITO y enseñarle la variedad y significado de los ruidos que pueden producir soplándolo. Por cierto, en su carrera como Policía de Tránsito jamás se desprenderán de él. Lo cierto es que adquieren tal destreza en su uso, porque hay que OIR la variedad de sonidos que producen con diferentes intensidades que a los más sensibles ciudadanos nos tiemplan los nervios, en otros, aceleran sus pulsaciones por minuto y aumentan el estrés, al estrés natural que ya existe en nuestra vía pública. Saludo al Municipio de Miraflores por realizar una campaña anti ruido, en el que también están considerados los policías de tránsito, para que usen menos su PITO, no lo pueden prohibir, pero si reconvenir que bajen los decibeles de sus conciertos diarios a que nos tienen sometidos. Esta muy especial élite de canarios deben también evolucionar hacia nuevas formas de convivencia e interacción en la vía pública, de la cual también forman parte, la contaminación sonora también les alcanza a ellos, amén de sus desgastadas gargantas y pulmones, aparte de pasar gran parte del día en la vía pública deteriorando su salud por la gran contaminación del aire a la que estamos sometidos los limeños por la absurda y cotidiana sobre combustión producida por el obsoleto parque vehicular y el pésimo modelo económico de transporte masivo urbano que soportamos por décadas. Hasta mañana




¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Federico Battifora

Rompemuelle

Deje un comentario