El pianista Víctor Merino

Víctor Merino tenía una extraña y hermosa relación con el piano. Cuando se sentaban a hacer música, uno no sabía quién mandaba en ese dúo de sonidos. A veces, yo creía que era el piano el que ordenaba a los dedos del chalaco, pero cuando me concentraba un poco parecía lo contrario.

| 29 diciembre 2012 12:12 AM | Columnistas y Colaboradores | 808 Lecturas
808

Hacían un dúo fastuoso de compadres y a los dos les gustaba el auditorio y el aplauso; y al auditorio y al aplauso les gustaba el dúo. Había ritmo. A veces, desobedeciendo, Merino empezaba a cantar a pedido del público; pero el piano decía alto alzando la voz y seguían juntos en el camino sin perder el tren. Los dos hicieron maravillas ordenando los sonidos. No hicieron otra cosa que mejorar la canción, animar la poesía, agradar a los amigos. Merino sin piano era piano sin Merino. Fueron siameses de la música en todas sus formas y sus colores. Grandes artistas de la voz les pidieron sus servicios y quedaron bien servidos por el dúo. Viajaron juntos por los recovecos de la música, estuvieron en el Caribe y en el norte y el sur y en la amplia mar por largos años. Le entraron a todo sin miedo y con estilo. No se salvó ni la cumbia; pero eran mejores cuando adornaban con música hermosa la palabra de los verdaderos poetas. Juan Gonzalo Rose y César Lévano se alegraban con el dúo. Mario Benedetti, Armando Manzanero, Mercedes Sosa aplaudían sus sonidos selectos, como Joan Manuel Serrat y Willie Colón. Tania Libertad también, también era hincha del dúo y hoy llora la partida de Merino que ha dejado tan solo a su compañero de ruta, el piano, que está entristecido y se ha puesto su mejor traje, negro y blanco, para despedir a su compadre que se entierra hoy en el Baquíjano del Callao. Adiós, don Víctor. La música está de luto.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com