El Perú como “sicosocial”

A todo lo que viene escandalizando en este nuestro entretenido país lo llaman “operativo sicosocial”. Pero me temo que el Perú es intrínsicamente “sicosocial” y que lo raro es lo contrario, es decir, que amanezcamos un día y digamos: hoy descansan los servicios encargados de urdir estos ruidos secundarios cuya misión parece ser ocultar ruidos principales.

| 27 noviembre 2009 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores |  969 
969  

Parece imposible que los profesores de periodismo indiquemos con certeza qué es una Noticia y qué es un Operativo Sicosocial.

Recuerdo que la frase sonó con fuerza en tiempos del gobierno militar, en aquella década del 70 en que ya no sabíamos qué era en verdad una buena noticia y cuál un siniestro torpedo disparado desde las entrañas del Sistema de Inteligencia Nacional o de la “Oficina Central de Información”, la OCI, donde trabajaban el ex psiquiatra Segisfredo Luza y “Cucharita” Díaz. Ambos reputados como expertos en estos menesteres.

¿Cuál sería la definición elemental de “Operativo Sicosocial” desde el punto de vista de los periodistas? Simple: “Cortina de humo, noticia falsa o exagerada, sobredimensionada, que se lanza a la luz pública justo cuando hay otros sucesos que requerirían la atención general, por lo general reprobatoria de la conducta del gobierno” etc. Más o menos.

Por mucho tiempo se dijo que no era cierto que los servicios secretos fabricaran ese tipo de noticias porque carecían de formación adecuada. Pero ya se sabe, y no es secreto, que el Servicio de Inteligencia Nacional (SIN), tenía una Dirección Nacional de Operativos Sicosociales que dirigía el coronel Edgardo Camargo y que fue quien contrató al argentino Héctor Faisal para la fundación de su “Asociación Pro Defensa de la Verdad”, etc. Montesinos creía firmemente en el presunto poder de los medios y por eso construyó el aparato propagandístico que se apoyaba básicamente en la Prensa Chicha.

La sabiduría de la distracción hacia temas irrelevantes pero sabrosos es tan antigua como la propaganda. Pero, a ver, identifiquemos algunos presuntos sicosociales recientes cuya misión sería sacar de la agenda mediática temas relacionados con la corrupción:

-El espía Ariza al servicio de los chilenos;

-Los saca-grasas del general Salazar;

-Los dólares de Allison, el alcalde de Magdalena;

-Los bonos de jubilación a los congresistas.

¿Qué tienen en común estos casos, aparte de acaparar primeras planas? Que fueron “soltados” en fechas distintas a las que ocurrieron, como si se hubiera elegido momentos determinados.

¿Qué queda en la sombra? La minería, los puertos, el gas, el petróleo, los aeropuertos, los apristas, la Sunat, etc. y etc….

Loading...



...
Juan Gargurevich

Juan Gargurevich

Opinión

Columnista