El pensamiento de izquierda y la revocatoria

Cuando en el Congreso Constituyente que dio origen a la Carta que nos rige, el Documento de Fujimori, Chirinos Soto se opuso a las formas de participación directa y dijo: “Ustedes van a ir a la revocación de autoridades elegidas o designadas, ustedes quieren introducir el caos en el país”. En esa sesión Henry Pease propuso, aunque no obtuvo los votos necesarios, la siguiente propuesta: “La participación directa en su gobierno local es derecho del ciudadano y se regula por ley”.

| 20 enero 2013 12:01 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.3k Lecturas
1381

El principal exégeta de la Constitución de 1993, Marcial Rubio Correa, quien durante años ha sido miembro del Partido Socialista Revolucionario, implícitamente elogia las fórmulas de la democracia semidirecta, como la revocatoria, al comentar el artículo 31 de la Constitución:

“Existe una idea generalizada en América Latina de los últimos años, en el sentido que la mejor manera de desarrollar la vida cívica y económica, y la mejor garantía de los derechos humanos, es el fortalecimiento de la democracia como sistema de gobierno y como forma de participación de los ciudadanos”.

Y a renglón seguido enumera todos los artículos de los principales tratados de derechos humanos que consagran el derecho del pueblo a la participación política, instrumentos internacionales que son tan preciados por los hombres de izquierda que pueblan las distintas ONG´s de Derechos humanos en el Perú. Estos tratados son: artículo 21 de la Declaración Universal; 25, del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; y el artículo 23 de la Convención Americana de Derechos Humanos.

Cuando se promulgó la Constitución de 1979, el mismo Rubio pero en coautoría con otro conspicuo representante de la Izquierda, Enrique Bernales, también otrora miembro del Partido Socialista Revolucionario, criticaban el cerrado concepto de democracia diseñado por la noble Carta de Haya de la Torre, en su conocido libro Constitución y Sociedad Política con estas reflexiones:

“En estos términos, el sistema democrático tan particularmente diseñado, transfiere el poder a las élites y hace inviable dos frases constitucionales: que el poder emana del pueblo (art. 81), y que los ciudadanos tienen el derecho de participar en los asuntos públicos directamente…”.

No miento. Para ambos la Constitución del 79 era un engaño, una ilusión, un sueño. Un remedo de Constitución al servicio de la burguesía porque la democracia representativa diseñada por esa Ley Fundamental no contemplaba mecanismo de democracia semidirecta como la revocatoria.

Hay más. Pero razones de espacio no nos permiten reseñar otras ideas de la izquierda en ese sentido. Yo votaré contra la revocatoria de Susana Villarán, pero defiendo el derecho del pueblo a participar. Sí a la Revocatoria en mayúsculas; pero no a la revocatoria, en minúsculas, de Susana Villarán.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | |


...

Carlos Mesía

Opinión

Expresidente del Tribunal Constitucional

1.01562213898