El niño de 40

Quiso ser distinto y cambió de peinado; empezó a hablar con vocablos atrapados en las esquinas. Indicaba que quería ser distinto, creativo, proactivo, lleno de propuestas. En realidad solo quería llamar la atención para maquillar su penosa tristeza.

| 10 noviembre 2011 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.7k Lecturas
1711

Sus amigos cercanos, que no se atrevían a decirle que dejara de hacer tonterías, cierta tarde le recomendaron que fuera él mismo, que se mostrara ante gente como es en realidad, que nadie tenía la culpa de haber nacido así, un triste sin suerte.

Sin embargo, Sergio se ofendió y siguió en lo suyo haciendo extravagancias infantiles de niños de diez años de edad cuando se acercaba ya a los 40 años. Hasta su papá se avergonzaba de presentarlo ante sus amigos. Pero curiosamente llamaba la atención de mujeres mayores sin suerte en el amor. “Él es muy lindo, cándido y tierno, sin malicia y con propuestas”, me dijo una señora, amiga suya, cuando yo buscaba datos sobre él para esta nota.

Sergio había llegado al barrio no sé de dónde y una tarde me acerqué a él porque me dieron risa sus zapatillas y su bicicleta de colores chillones. Pensé que tenía algo que decir y le lancé una pregunta como quien lanza una pelota; pero el tipo no sabía ni parar bola.

Sin embargo, insistí porque algún problema debe tener alguien que quiere quedarse en la infancia cuando sus coetáneos ya son adultos y algunos modelos para los niños. Otra pregunta.

—¿Esa extravagancia suya es una forma de rebeldía ante el mundo adulto que ha perdido la candidez de la infancia?

—¿Cómo dice?

—¿Esa extravagancia suya es una forma de rebeldía ante el mundo adulto que ha perdido la candidez de la infancia?

—No molestes, pe, causa.

Desde entonces decidí no molestarlo y me guardé mis preguntas. Lo observé detenidamente y me di cuenta que si lo observas bien verás a un niño triste sin un buen lenguaje, vulgar, pero con unas ganas inmensas de vivir. Un niño triste que hace tonterías sin saberlo con la ilusión quizá de encontrar el verdadero cariño.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com

Deje un comentario

Espere...