El “Negocio” de focalizar y la Política Social

El gobierno está en camino de implementar el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, con un flamante equipo de economistas en su dirección. La Ministra, una reconocida investigadora de la economía rural, paso por varios programas de televisión planteando las prioridades. Un punto crítico resaltado, sobre el que hemos avanzado poco en el Perú, es la focalización hogares, en buen cristiano, el sistema de selección en base del cual se definen las prioridades de intervención, se establece qué personas tienen derecho al beneficio y cuáles no.

| 01 noviembre 2011 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 838 Lecturas
838

Focalizar no es una tarea sencilla. Pero no hacerlo es un mal negocio para la política social, el costo de los programas es mayor por la filtración y cuando se tienen recursos escasos, como es en la mayoría de casos, la planta no alcanza para las personas que más lo necesitan.

En la experiencia internacional los programas de transferencias monetarias condicionadas, como Juntos en Perú, son los que han desarrollado las mejores tecnologías para focalizar. Claro, como en todo negocio, los mejores sistemas son aquellos que pueden hacerlo bien (equivocarse poco), con costos razonables y que pueden mantenerse actualizados en el tiempo.

Un buen sistema de focalización, considerando la calidad en la selección que realiza, su nivel de cobertura y la actualización de la información es el brasilero. Su base es un sistema nacional de registro único, gestionado de manera centralizada, pero con un sistema de recolección de información descentralizado. Cada gobierno local, en convenio con las instituciones nacionales, alimenta el registro de beneficiarios asumiendo una metodología estándar, que requiere una construcción progresiva y una actualización por familiar que no debe ser mayor a dos años. El rol del gobierno nacional es evaluar la calidad del trabajo realizado por los gobiernos locales y asegurar los incentivos que permitan mantener un sistema virtuoso.

La cosa pinta bien, el equipo tiene experiencia y mucha solvencia técnica. Para muestra un botón, el sistema de focalización será autónomo y el nuevo ministerio no será juez y parte. En este caso se han puesto los caballos delante de la carreta, un buen comienzo.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...