El narcotráfico y el horror de ciudad Juárez

Estuve en México en la semana en que ocurrió el sangriento atentado narco al “Casino Royale” de la ciudad de Monterrey, el 25 de agosto pasado, con un saldo macabro de 52 muertos.

| 05 setiembre 2011 12:09 AM | Columnistas y Colaboradores | 3k Lecturas
3070

La hecotombe de “Casino Royale” parece haber quebrado todos los límites humanos de resistencia y las reacciones y las respuestas son un registro, patético, lastimero o heroico, de ese abismo. Una de las reacciones es la del ex presidente Vicente Fox que planteó un pacto con el crimen organizado. No es único. El senador del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Julio César Aguilar, propuso que la nación pida una “tregua” a los cárteles de las drogas.

El famoso escritor Carlos Fuentes, autor de La muerte de Artemio Cruz, por su lado, en el momento de recibir en España el Premio Formentor declaró: “Mientras no se den pasos para legalizar la droga y se llegue a acuerdos con Estados Unidos, que es el mercado de las drogas, y no se tomen acciones internas efectivas de la policía, la pandilla de la droga derrotará al ejército de México y la sociedad que está inerme”.

En la misma semana del atentado de “Casino Royale”, circuló en México la edición especial número 34 de la revista “Proceso” titulada “La tragedia de Juárez”. La lectura y las fotos del informe periodístico provocan estupor. Las cifras de la tragedia son escalofriantes: sólo entre enero de 1993 y junio del 2010 fueron asesinadas, en la ciudad que lleva el nombre de uno de los más ilustres próceres de la independencia, 887 mujeres, la mayoría jóvenes.

Las estadísticas revelan una ciudad de 1.3 millones de habitantes devastada: 110 mil habitantes han huido de la ciudad, 116 mil 500 viviendas han sido abandonadas, de las 7 mil tiendas que había en la ciudad, 5900 han quebrado, 8606 personas, en su mayoría jóvenes han sido asesinadas entre enero del 2008 y junio del 2011, al menos 10 mil niños han quedado huérfanos. La economía de Ciudad Juárez ha colapsado.

De la lectura de la edición especial de “Proceso” y de otros medios, de la observación de la realidad y del diálogo con especialistas se pueden extraer muchas conclusiones sobre la violencia en México, pero sobre todo tres.

La primera de ellas es la militarización de la guerra a ntidrogas. Desde enero del año 2006 cuando el presidente Felipe Calderón Hinojosa sacó al ejército a las calles para combatir al narcotráfico el número de muertos ha pasado de 30 mil. “Proceso” afirma que Ciudad Juárez se ahogó en sangre cuando el ejército la ocupó.

La segunda de las conclusiones es que la impunidad frente al delito es el caldo de cultivo del crimen. Y la corrupción, que infesta como un cáncer áreas vitales del cuerpo del Estado, es una de las causas que explican el crecimiento exponencial de la violencia del narcotráfico.

A la vista de la tragedia mexicana, el gobierno del presidente Humala debe ser implacable contra la impunidad y la corrupción, herencias nefastas del alanismo. Y cortar en seco los planteamienos de militarizar la lucha antidrogas, tal como lo acaba de pedir el parlamentario por Ucayali, el marino Carlos Tubino Arias-Schreiber.

Nunca más el horror de Ciudad Juárez.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | | | |


...

Róger Rumrrill

En el ojo de la tormenta

Deje un comentario

Espere...