El muqui de la Cabeza de Negro

En medio de la alegría por el rescate de los nueve mineros en Ica surgen historias de todo calibre entre los trabajadores de la mina Cabeza de Negro. Uno de estos relatos tiene que ver con los muquis, conocidos por los lugareños como duendes mineros de escasa estatura y fuerza descomunal que defienden su territorio hasta con los dientes.

| 13 abril 2012 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 2.2k Lecturas
2219

Andan vestidos de mineros, con botas y hasta con sus lámparas de luz encima de sus cascos. Son generosos con los buenos y con los que no quieren apoderarse de los tesoros de sus minas y malvados y duros con los que atentan contra sus intereses. Un trabajador de la mina Cabeza de Negro contó una historia alucinante. Relató que antes de que los nueve trabajadores quedaran atrapados en la mina un muqui se le apareció y le aseguró que ése era su territorio y que estaba muy molesto porque había muchos trabajadores en la zona llevándose cosas que eran de él. “Ustedes los trabajadores no tienen la culpa, pero dile a los que te mandan y a tus compañeros que estoy muy molesto”, le dijo una noche, unos días antes de la Semana Santa, muy cerca de la entrada del túnel de ingreso a Cabeza de Negro. Le pidió después que por favor le regalara una bolsa de hojas de coca para la fuerza y contra el sueño; varias botellas de licor de garantía para la sed; y cal, sin precisar para qué iba a utilizarla. El trabajador no les dijo nada a sus jefes que siempre son incrédulos con esas cosas, pero sí les contó el hecho a algunos compañeros de trabajo que se apuntaron para ayudarlo a llevarle los encargos que le pidió el muqui. Llegaron y el muqui estaba en la puerta de la mina, orondo, con las manos cruzadas como si fuera el rey de la mina. Los trabajadores se asustaron y algunos se acercaron con malas intenciones con el pretexto de entregarle la coca, el trago y la cal. Pero el muqui se enojó y desapareció. El trabajador que habló con él dijo que se convirtió en una roca sin forma cerca a la entrada al túnel. “Después de ese hecho pasó la tragedia, justo en Semana Santa”, contó y se persignó.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | | | | | |


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com