El mensaje del No

A poco más de un mes y medio de la votación por la revocatoria de la alcaldesa de Lima Metropolitana hay una sensación en el ambiente de que la batalla de los mensajes se la está ganando el Sí al No, en otras palabras que la grosera simplificación de la gestión de Susana Villarán a través de la fórmula de que es “incapaz” y que otro (¿quién creen?) lo podría hacer mejor, ha entrado en un sector importante de la población, mientras los conceptos “Lima no puede parar”, “honestos versus corruptos”, “las reformas nos harán una ciudad moderna” no calan en la parte popular de la ciudad.

| 29 enero 2013 12:01 AM | Columnistas y Colaboradores | 725 Lecturas
725

Que es injusto que le digan incapaz a Susana y que eso lo asocien ya sea a la comparación de obras físicas en los siete años de Castañeda versus los dos de la actual alcaldesa, o a la idea de que la izquierda y los “caviares” hacen mucha política desde los cargos públicos, en vez de invertir en cemento y quedarse callados como hacía el anterior alcalde, está fuera de discusión, pero el hecho real es que hay personas que creen que el túnel entre San Juan de Lurigancho y el Rímac se ha retrasado en su ejecución por “incapacidad” y no por medidas de seguridad y necesidad de reanudar la obra que fue mal diseñada, o que piensan que el desvío de las rutas de transportes por otras calles para reducir la presión sobre el Metropolitano los ha perjudicado, y decenas de razones adicionales de este tipo que han mantenido un alto y silencioso porcentaje por el Sí.

También es verdad que se ha juntado toda la sinvergüencería criolla en torno a la dirigencia del Sí y que cada día que pasa la turbiedad de los revocadores se hace más evidente. Pero ya se vio durante la etapa de recojo de firmas que los audios de Marco Tulio en los que se revelan sus intereses, financiadores y apañadores, no impidieron que un número considerable de personas los avalaran con su rúbrica y que el Jurado Nacional de Elecciones los tratara como si fueran unos caballeros, cuando eran falsificadores de firmas y trasgresores de los plazos, y le diera con palo al Municipio y al Reniec. Hace poco el APRA decidió jugarse el todo por el todo por la revocatoria, mientras Castañeda sigue siendo la carta tapada para la que todos juegan, como lo confirman las encuestas que lo dan por seguro alcalde pos-revocatoria. Que lo peor de la política está sacando la cara contra Susana es algo obvio. Pero lo peor es que puede ganar.

¿Cómo se revierte una situación de estas características? No soy nadie para decirlo. Pero creo que hay que entrar a la discusión sobre la capacidad y la incapacidad. Mostrar con agresividad lo que se ha hecho, se está haciendo y se prepara para hacer, preguntando abiertamente si eso es incapacidad o hay alguien que se quiere apropiar de la ciudad. Y creo que el centro de la pelea es Castañeda: ¿por qué está tan apurado en adelantar el cambio de alcalde? Lima no debe parar es verdad, pero la gente debe ver adónde está yendo. Si no se puede trasmitir eso, difícilmente se podrá ganar.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista