El máximo desafío

Nuestras ciudades constituyen un gran desafío, con respecto a la Seguridad Ciudadana y la Seguridad Vial. Debería convertirse en un gran ideal ciudadano alcanzar ambos estados.

| 03 octubre 2011 12:10 AM | Columnistas y Colaboradores | 773 Lecturas
773

Como colectividad comprometida, debemos proyectarnos a transformar nuestras ciudades en seguras, para ciudadanos seguros, y contar con una vía pública justa y amable para que no nos avergüence. La complejidad de sus problemas y lamentablemente las respuestas que se han dado hasta el momento, no han atinado con la solución requerida. En el transcurso de los años han devenido de mal en peor. Específicamente Lima, hoy nos transmiten nuestras autoridades de turno que nos encontramos en un momento de importantes cambios estratégicos en cuanto a la PREVENCION del delito, (aún no hay nada sobre PREVENCION en seguridad vial) por lo menos, estamos dispuestos a creer que involucrarán reformas sustanciales, pero en cortísimo plazo, en el Poder Judicial a través de procedimientos más rápidos y rigurosos para castigar al incorregible, en la alicaída Policía nacional, en la actitud de los empleados ediles, en el Poder Ejecutivo y el compromiso de los ciudadanos. Tolerancia cero a los cobardes e indeseables antisociales. Tolerancia cero a los incompetentes que manejan la cosa pública. Tolerancia cero a los corruptos que impiden el desarrollo sostenible de las ciudades. Tolerancia cero a los empleadores de todos los peruanos que rehúyen de sus responsabilidades. Tolerancia cero a los parásitos que chupan la sangre al tesoro público y que encima tenemos que mantenerlos. El aumento sin precedentes de los delitos y asesinatos en la vía pública, el sostenido y crónico crecimiento de la SEVERIDAD en los accidentes viales, con el saldo ya conocido por todos y repetido hasta la saciedad, son situaciones reales y más que suficientes para INDIGNARNOS como colectividad, como viene sucediendo a raíz del cobarde y absurdo asesinato de un aficionado al futbol. Me expreso así, porque necesitamos que la INDIGNACION ciudadana y la de los políticos, se manifieste también, por lo que a diario vive la Vía Pública. Tiene que ser un acontecimiento trágico en una cancha de fútbol para que motive una suerte de amotinamiento emocional e indignación que dudo mucho, tenga más polenta que el aire mismo con que se infla una pelota. Hasta mañana.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Federico Battifora

Rompemuelle

Deje un comentario

Espere...
0.573642015457