El Jurado Nacional de Elecciones

Aparte de las aulas universitarias, estudié derecho en una salita biblioteca de la casa de mi catedrático de derecho comercial, don Ulises Montoya Manfredi, lo hice por mi estrechísima amistad con su hijo Ulises Montoya Alberti, actual magistrado del JNE,

Por Diario La Primera | 23 ago 2010 |    

Llegábamos a las diez de la noche y nos íbamos a las dos de la madrugada. Formaba el grupo Alfredo Bryce Echenique, quien fue ganado por la literatura y Rubén Braiman, perdido entre Panamá, USA y Vjajajajajajajajajajaj.....mago ya se mudo? o sigue en el imperio de nadie enezuela, atrapado por graves problemas de salud.

Al filo de la medianoche, la mamá de Ulises entraba sigilosamente con una mesita de te, que llevaba chocolate hirviente y un molde de cake inglés, que tuvo importante responsabilidad en mi actual figura.

Ulises es abogado, como lo fueron su abuelo y su padre. Este fue ilustre catedrático principal de la facultad de derecho de la U.N.M.S.M, decano del Colegio de Abogado de Lima y magistrado del JNE. Ulises, mi amigo, reeditó por mérito propio, cualidades y cargos que desempeñó su padre. Honró a sus mayores con el señorío, probidad e idoneidad con que ejerció la carrera,

En estos días se verá una apelación del “partido” CAMBIO RADICAL, a efecto de que su principal candidato pueda postular a la Alcaldía de Lima, tratando de cumplir con el requisito del domicilio, amparándose en el RUC que obtuvo con la dirección de una antigua casa que vendió hace doce años. Ha rescatado ese recuerdo y lo esgrime como argumento de defensa.

No pretendo guiar la decisión de los magistrados, en uno u otro sentido, porque no existe razón alguna para que me hagan caso, además ellos tienen el criterio suficiente para saber que cuando alguien exige justicia, en realidad está pidiendo que le den la razón y entienden que cuando un litigante se encuentra cerca del Palacio de Gobierno, generalmente está apartado está de la verdad. Platón puso uno de esos pensamientos en boca de Sócrates y Marco Tulio Cicerón, .el de las Catilinarias, es autor del otro razonamiento.

No tengo más que agregar. Diré que me siento honrado de ser amigo de Hugo Sivina, a pesar de no haber tomado chocolate caliente, en su casa, durante mis años juveniles, entre otras razones porque el actual presidente del JNE es menor que yo. La doctora Greta Minaya no requiere presentación, es combativa, peleadora y no cree en fantasmas. Este artículo ha sido escrito de un tirón, No he tenido la gentileza ni precaución de referirme a los doctores José Luis Velarde y José Pereira Rivarola, porque sólo los conozco por referencia, que admitiré es de las mejores. Si buscamos reforzar la institucionalidad, como perfeccionamiento de la democracia, tengo la impresión de que el JNE, va a dar un paso de vital importancia.

    Alberto Massa Gálvez

    Alberto Massa Gálvez

    Opinión

    Colaborador