El nuevo gobierno y los TLC: retos y prioridades

Existe importante expectativa sobre los cambios de rumbo ofrecidos por el nuevo gobierno en materia de política de integración y comercio. El reto es importante, y el camino no se presenta fácil.

| 13 julio 2011 12:07 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.8k Lecturas
1809

En campaña Humala tuvo una aproximación inicial crítica y frontal, y en su paso a segunda vuelta sus expresiones fueron más cautas: se respetarían los acuerdos vigentes, y propondría revisar los temas sensibles. Hemos escuchado con satisfacción que la prioridad será la agenda de la integración regional y políticas de impulso de la producción nacional. Pero ¿qué pasará con los TLC pendientes, y cómo concertará la prioridad de política de integración regional con estos procesos?.

¿Es viable la renegociación de los TLC vigentes?

La renegociación propuesta por Humala, enfrenta una importante limitación ya que supone un acuerdo de partes. Ya la embajadora de los Estados Unidos en Perú Rose M. Likins, adelantó que se podría conversar, pero que veía difícil la renegociación por ser un acuerdo en funciones.

Las súper protecciones a los inversionistas incluidos en los TLC, es sin duda uno de los temas que debería ponerse discusión en este esfuerzo renegociador. Estos hoy permiten que la empresa norteamericana DOE RUN demande al Estado peruano alegando haber recibido un trato injusto respecto a la ejecución del PAMA. Se anuncia también, una demanda equivalente por parte de la minera canadiense Bear Creek Mining, por la promulgación del Decreto Supremo que suspende las concesiones mineras en Puno, y que constituyó un elemento clave para detener el conflicto en la región. Las demandas en el marco de los TLC podrían aumentar si el nuevo gobierno realiza cambios en otros regimenes de concesiones o regulaciones vinculadas al sector extractivo, a pesar de que estos temas constituyen hoy una fuerte demanda popular.

A pesar de ello, resulta difícil imaginar a EE.UU. o Canadá, dispuestos a renegociar términos que hoy les resultan claramente ventajosos. La salida podría ser la denuncia de los TLC, pero al parecer esta salida tiene costes políticos importantes, para un gobierno que se inicia y que requiere ganar espacio para reformas estratégicas.

Lo que sí está en manos del nuevo gobierno: TLC con Unión Europea y el TPP

Existen dos procesos claves en los que Humala deberá mostrar el rostro de la “Gran Transformación” en materia comercial. En el primer semestre le corresponderá definir una posición sobre las negociaciones del Acuerdo de Asociación Trans Pacifico (TPP) y decidir el curso final del TLC con la Unión Europea.

Las negociaciones del TPP, son harto complejas y constituyen un escenario en el que el nuevo gobierno deberá mostrar su nueva perspectiva en materia comercial. ¿Tendrá una posición negociadora alternativa?, ¿seguirá en las negociaciones de este TLC plus?. En octubre de este año, los siete países negociadores se reúnen en Lima y la nueva administración tiene el reto de dejar sentir el cambio.

Con Europa la cosa no se presenta menos compleja. Será el nuevo gobierno el que tome las riendas del cierre del proceso de firma y ratificación del TLC. Para ello enfrentará dos momentos claves: ¿Firmará el nuevo presidente el TLC tal como se lo dejó García o abrirá la renegociación de capítulos sensibles?, ¿Cómo se comportará el nuevo Congreso en la votación final?. El nuevo gobierno tiene mucho que decir en este acuerdo. El Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, declaró la semana pasada que sería posible negociar de bloque a bloque con la UE con Mercosur integrando a Perú, Ecuador y Bolivia, ¿hará eco el nuevo gobierno de esta propuesta?.

La ruta es compleja y quién sea anunciado como Ministro de Comercio el 28 de Julio, nos dará pistas sobre la profundidad de los cambios que podrían venir en el sector comercio. Todo un reto.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Alejandra Alayza Moncloa

Globalización con equidad

0.685567855835