El Gatopardo como estrategia

Lampedusa escribió la novela El Gatopardo, en la que sostiene la paradoja de que "Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie", o sea que hay que hacer cambios para que nada cambie. Esta parece ser la estrategia del presidente García para enfrentar el descontento de amplios sectores sociales.

Por Diario La Primera | 09 jul 2009 |    

Más datos

Las encuestas muestran la caída libre de la popularidad del gobierno y del presidente García.

El fin del gabinete Simon tiene por finalidad que la presión por la creciente protesta social, que hace temblar al gobierno y caer diez puntos la aprobación del presidente permita al gobierno mantener sus políticas neoliberales, sus tratos atentos al gran capital y su extremo cuidado en que no se inviertan los recursos públicos en mejorar las condiciones de vida de los peruanos.

Por esto, las encuestas muestran la caída libre de la popularidad del gobierno y del presidente García, que pierde 10 puntos de respaldo social, pero que sube exponencialmente en su desaprobación que en los últimos dos años pasa de 45 a 67%. [1]

Los mismos encuestados consideran que en cuanto a creación de empleo el 44% siente que está peor que al inicio del gobierno y, sobre salarios, el 49% considera que está por debajo del año anterior. Es que el gobierno ha apostado por el dinamismo de los TLC para hacer crecer al Perú y en tal sentido está abriendo nuestro mercado a la voracidad transnacional para la cual hay que eliminar el mejoramiento de los salarios, salvo los de las gerencias y directorios, porque disminuye la rentabilidad de la inversión.

Dentro de esta lógica, comunista con plata es buen socio y leal amigo de capitalista en crisis financiera, pero capitalista sin plata es un potencial enemigo. Por esto García recibió en Palacio de Gobierno a Liu Yun Shan, Jefe de Propaganda del Partido Comunista chino, y no le pidió que controlen a los temibles comunistas que están detrás de las huelgas en el Perú.

Por esto, los cambios “lampedusianos” que se vienen constituyen un gran esfuerzo para que nada cambie, que todo se perdone y se olvide, que Bagua sea sólo un mal recuerdo, que la burla judicial de mandar a Rómulo León Alegría preso a su casa sea sólo un pecado venial,

Así, sin el talento de Lampedusa García no pudo escribir el Gatopardo, pero publicó el Perro del Hortelano.

[1] Encuestadora IOP PUCP, 3 a 5 de julio de 2009, en 28 distritos de Lima Metropolitana.


    Carlos Urrutia

    Carlos Urrutia

    Opinión

    Columnista