El gas y la prensa chicha

Quien haya seguido nuestras dos últimas notas, habrá visto que hemos puesto de relieve dos temas importantes:

| 18 diciembre 2012 12:12 AM | Columnistas y Colaboradores | 680 Lecturas
680

a) La súbita aparición en setiembre de este año de una nueva versión de la prensa chicha de los años 90, dirigida a desprestigiar a personas que formaron parte de la primera etapa de este gobierno y a los congresistas de los departamentos del sur, presentándolos como supuestos agentes de intereses brasileños que querrían manejar la política del gas natural;

b) La errática línea seguida por el gobierno, probablemente con la asesoría del ministro de Energía y Minas, que pasó del anuncio de la ejecución del Gasoducto Sur Andino, en marzo, a su sustitución por el etanoducto en julio al nuevo Gasoducto del Sur, votado por el Congreso en diciembre, variando a cada rato las alianzas empresariales y los compromisos del Estado, como si todavía estaría buscando una mejor oferta.

Lo que sale de todo esto es una profunda sensación de turbiedad en la que, en primer lugar, lo que estaba claro en la campaña y se consideraba una condición fundamental para el desarrollo del país y la transformación del sur: el gasoducto que recorre la sierra y que da origen al proyecto petroquímico y otras inversiones; ahora puede ser reemplazado por cualquier otra cosa de acuerdo al interés de los postores privados, incluso la última ley del Gasoducto del Sur, cuyos vacíos son mayores que sus definiciones, podría ser variada en cualquier momento.

En segundo lugar, que el ministro Merino Tafur está buscando contar con el mayor poder discrecional posible a pesar de la enorme cantidad de dinero que está en juego en este asunto. La circunstancia de que tras este enorme proyecto estén pujando de un lado los brasileños (Odebrecht-Petrobrass), el grupo proexportación (Hunt-Repsol), la Suez de Francia y los coreanos de SK, cada uno por su lado, le da una posición privilegiada que quiso afirmar sin éxito en la ley de presupuesto y en lo que sigue insistiendo en la nueva ley.

En tercer lugar, que los lazos entre el rompecabezas del gas del sur y la nueva publicación eeé (Economía y Energía con Ética) no solo se perciben en los contenidos que siguen los zigzag ministeriales, defendiendo cada uno de ellos como la línea patriótica que se enfrenta a la ultraizquierda y la derecha reaccionaria que responderían al lobby del Brasil, sino en los datos más concretos de los que están detrás de la publicación de eeé.

El director Percy Yactayo, que carece de antecedentes en el tema de gas y petróleo, fue reclutado por Óscar Vargas Romero que sí ha sido consultor en Petroperú y ahora lo es en el Ministerio de Energía y Minas. Carlos Cabrera Oliva (ex Proinversión) y José Luis Hernández Cahuas fueron ganadores en procesos de selección para el servicio de asesoría de Alta Dirección del MEM para la elaboración y ejecución de las políticas de comunicación en el sector. Actualmente integran junto con Vargas y Yactayo, la redacción de eeé. La página web de la publicación la maneja Julio César Maldonado Álvarez de Proinversión.

Hechas las sumas y restas, ¿no hay aquí demasiadas coincidencias y pistas evidentes que ligan una política desorientada pero oportunista en materia de gas, con la batería de prensa que sale a matar a los críticos?


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista