El gas natural en el mensaje presidencial

En julio de 2008 se había anunciado la construcción de los gasoductos del sur y del norte. Este año los precedentes eran menos optimistas: la certificación de las reservas probadas de gas natural de Camisea arrojó una cifra (8.8 TPC) muy inferior a la oficialmente anunciada (18 TPC) antes de hacer público el informe de certificación.

Por Diario La Primera | 30 julio 2009 |  959 
959  

Varias empresas potenciales consumidoras habían expresado su malestar por la negativa al suministro de gas que solicitaron: invirtieron en la compra de equipamiento energético, siguiendo la invitación del gobierno y luego se les negaba la venta de gas. El Ministro de Energía y Minas declaró a un medio de prensa que nunca hubo gas para los gasoductos del norte y sur. Los Presidentes Regionales de Cusco y Arequipa pidieron que el mensaje presidencial indicase si el gasoducto del sur continuaba o no.

El mensaje presidencial dio la respuesta: el Gasoducto del Sur se considera esencial para el desarrollo del sur, aunque habrá que esperar una recuperación de la Económica mundial, que permita su financiamiento. Pidió (a las empresas que consideran que hay suficiente gas) hacer todo el esfuerzo para ubicar nuevas reservas y desarrollar las encontradas. Enfatizó que el mercado interno tendrá prioridad respecto a la exportación, y no sólo en mantener el suministro a los consumidores que ya existen, sino que también se debería atender las nuevas solicitudes y no sólo las de aquellos que están en cola para recibir gas para invertir en nuevas centrales termoeléctricas, sino también para las petroquímicas de Pisco, Marcona e Ilo. Una referencia adicional: encargó (a la Fiscalía) atender porque una norma de carácter inferior modificó los contratos.

En suma, 4 grandes lineamientos y encargos a Energía y Minas: (i) los que prometieron que había suficiente gas – es decir los impulsores del proyecto exportador - deberán honrar su palabra encontrando el gas necesario y desarrollando las reservas; (ii) no sacrificio del mercado interno por la exportación; (iii) mantener la promesa del gasoducto al sur; y (iv) pedir cuentas por cambios que perjudicaron al país.

Estos lineamientos, encajan con la actitud frente a otros casos, como Doe Run. La actitud se percibe como de endurecimiento de línea, exigiendo el cumplimiento de compromisos.

Referencia
Propia

    Carlos Herrera Descalzi

    Carlos Herrera Descalzi

    Opinión

    Columnista

    Loading...

    Deje un comentario