El gas de Camisea requiere política soberana de Estado

El país exige que el gas de Camisea se destine al mercado interno, y no subsidie a la exportación monopolizada por Repsol-Hunt. Esta es una convicción que se ha hecho sentido común mayoritario. Se manifiesta de muy diversas maneras, en foros, lavados de banderas, paros, huelgas indefinidas, protestas políticas, marchas relámpagos, propuestas de políticas públicas y técnicas, ensayos escolares, símbolos culturales, y hasta en ironías. La Provincia de la Convención desarrolla importante huelga y los próximos días se alistan nuevas y más amplias medidas de movilización y propuestas.

Por Diario La Primera | 05 ago 2010 |    

No es un tema que pueda ser escondido. El obierno ha iniciado la exportación del gas de Camisea el 25 de junio del 2010, y ha programado 6 embarques más este año. Al mismo tiempo, el 5 de agosto instalarán las sesiones para una “renegociación” sin soberanía, reducida a regalías promedio, mientras crece el desabastecimiento, se hace evidente el perjuicio a la nación, y oficialmente se anuncia que debe exportarse el gas a donde este mas alto el precio de mercado, es decir, a Chile y Argentina.

Como una acción más del amplio movimiento ciudadano, el Foro Soberanía Energética y la CGTP han enviado al gobierno una Carta Notarial, suscrita por Manuel Dammert Ego Aguirre y Mario Huamán Rivera. La Carta Notarial reitera y precisa la documentación que el gobierno debe entregar, en la que existen serios indicios de graves irregularidades. Son 14 los temas respecto a los cuales se indica los documentos solicitados y las posibles irregularidades que se estarían cometiendo y/o ocultando para que continué la ilegal exportación de nuestra reserva energética estratégica. Con esta carta notarial, se inicia el proceso legal de Hábeas Data, sustentado en los artículos 2 y 200 de la Constitución, para que el Poder Judicial obligue al gobierno a entregar a la ciudadanía dichos documentos, para la defensa del gas. El 5 de agosto se reúne una comisión del gobierno con Repsol-Pluspetrol, para una tramposa renegociación, en la cual el gobierno anuncia va a llevar como política de Estado que se busque exportar donde sea mäs alto el precio (es decir Chile y Argentina) y se ponga en explotación la reserva ambiental del Candamo.

La situación es totalmente diferente, pues existe favorable opción para una política de Estado basada en la soberanía, cuyo punto de partida es que el gas de los lotes 88 y 56 se destine exclusivamente para el mercado nacional. Repsol tiene graves problemas empresariales, incrementados con el alza del precio del petróleo y la baja del gas. En Ecuador, Correa acaba de promulgar la ley que cambia los contratos petroleros para que sean de Servicios, con lo cual recupera el Estado la soberanía sobre ellos, y pagara una retribución a las 22 empresas por prestar el servicio. Están renegociando los contratos hasta diciembre de este año. En Chile, Piñera se encamina a un acuerdo con Bolivia y Evo Morales, para un corredor soberano al costado de la frontera con Perú, estrategia en la que pesan mucho lo que ocurre con el reclamo marítimo peruano en La Haya y lo que pasa con la exportación del gas de Camisea. En estas condiciones, pretender con el gas repetir al Virrey Abascal y pisotear la soberanía, es la peor política contra una nación que en su bicentenario independentista reclama afirmar definitivamente su soberanía.


    Manuel Dammert Ego Aguirre

    Manuel Dammert Ego Aguirre

    Opinión

    Comentarista