El garante

Lo que nos quieren dar a entender los medios de derecha es que a Ollanta Humala lo eligió Vargas Llosa y que si quiere le quita su aval y adiós al gobierno.

| 24 abril 2013 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 718 Lecturas
718

El voto, ya no solo el de primera vuelta (4 millones 643 mil), sino el de la segunda (7 millones 938 mil) valen nada frente al del escritor.

Así como unas páginas de compromisos, entre Gana Perú y Perú Posible y otros independientes, resumidos en la llamada hoja de ruta, pueden anular el programa de gobierno que orientó al nacionalismo durante toda su existencia, sin necesidad incluso de decirlo directamente.

Debe ser que no solo hay garantes de que Humala no se va a portar mal, sino que hay intérpretes que por añadidura estuvieron en la campaña de Keiko, pero ahora creen que basta tener una columna en un diario, un micro en una radio o un programa en la televisión, para manejar al supuesto garante y al presidente.

¿Y todo por qué? Porque Ollanta viajó a Venezuela, como podría hacerlo a la China donde hay un gobierno comunista con el que se hacen grandes negocios, o a una satrapía árabe de esas que apoya Estados Unidos, sin que un viaje signifique “avalar ideológicamente” a quien está en el gobierno.

Un keikista emblemático como Du Bois, ha dicho que Vargas Llosa debe ejecutar la garantía que confirió a Humala en la casona de San Marcos y el escritor ha contestado que se siente traicionado. Es que estaba recontra claro que después de jurar por la democracia y el respeto a los contratos, eso equivalía a una prohibición de reconocer cualquier triunfo chavista futuro y nunca estar presente en sus juramentaciones de gobierno.

¿Cómo se desprende una cosa de la otra? Vaya uno a saber, como no está claro cómo se “ejecuta” la garantía. Lo que sí es una gracia es que Du Bois y toda su mancha, incluida su esposa, no le hicieran caso al Nobel cuando llamó al voto contra los herederos de la dictadura en el 2011, y ahora quieran elevarlo a la condición de sumo pontífice de la democracia en el Perú.

El papel de Vargas Llosa en el juego global contra Venezuela es conocido ampliamente y se sabía en el trajín de las elecciones del 2011, como que Ollanta por más alejado que estuviera de Caracas en su segunda postulación nunca se planteó una ruptura pública con el chavismo, manteniéndose en un plano de respeto mutuo. Eso también lo sabía Varguitas.

Entonces: ¿de dónde vienen las sorpresas? Sin duda, que de un solo lado: la derecha criolla ha creído que las concesiones de Ollanta, que han sido muchas, lo convertían en su prisionero y que no iba a hacer algo que los irritase. Se equivocaron.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista