El fútbol… Rey de Pekín

Los deportistas olímpicos ponen el grito en el cielo por el gran espacio que tiene el fútbol en los medios, todo lo contrario a otros deportes menos promocionados. Y, por supuesto, también hay deportistas que todos los días se quejan de que ganan mucho menos que los futbolistas.

Por Diario La Primera | 21 ago 2008 |    

Mi opinión: el fútbol no tiene sentido en unos juegos olímpicos… Esta especie de Mundial sub-23, con el agregado de tres mayores permitidos en cada selección, es una gran estupidez. La FIFA sabe que el día que deje participar a todos los mayores en las Olimpiadas, el Mundial perderá interés (y patrocinadores). Y el COI (Comité Olímpico Internacional) también reconoce que unas olimpiadas con “todas las estrellas del fútbol”, acabarán enterrando a los deportes minoritarios.

En los últimos días presencié un espectáculo asombroso: atletas famosos (con una o varias medallas de oro al cuello) persiguiendo a Messi y Ronaldinho por todos los rincones de la villa olímpica. ¿El motivo? Conseguir una fotografía para el recuerdo. ¡Hasta el tiburón Michael Phelps estuvo “a la pesca” de Messi!

El partido Argentina-Brasil centró todas las miradas de los chinos y del mundo en estas olimpiadas… Por 90 minutos, el fútbol fue el indiscutido Rey de Pekín.

Las lágrimas de Maradona en el palco de honor, después de los goles de su yerno (el “Kun” Agüero y de la aplastante victoria argentina), fueron repetidas un millón de veces por la TV china.

Sorpresa y tristeza a la vez: un clásico de fútbol sudamericano y descafeinado, opacó a la misma hora y día –por no decir sepultó– la carrera de 1.500 metros, una de las competencias reinas del atletismo olímpico, que ganó sin despeinarse el marroquí Rashid Ramzi.

* Director Internacional de Don Balón.


    Rogelio Rengel, Jr.

    Rogelio Rengel, Jr.

    Juegos Olímpicos

    Enviado Especial*