El Frente Amplio

1).- Nos referimos a la necesidad de la izquierda -más precisamente de “las izquierdas” en nuestro país- de lograr construir un nuevo referente político que permita aglutinar a los vastos sectores progresistas, organizaciones políticas, ambientalistas, movimientos regionales, personalidades patrióticas, etc, detrás del verdadero cambio en democracia.

| 14 enero 2013 12:01 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.4k Lecturas
1400

Desde hace más de 20 años, después de la ruptura de Izquierda Unida, el pueblo izquierdista se ha visto obligado a cumplir el papel de “acompañante” de otros proyectos que no los sintió suyos. Es que ante la miopía de unos y desidia de otros, se optó por el perfilismo de pequeños grupos de la izquierda, pretextando diversas razones para justificar la situación y poner trabas al reclamo de la unidad sentido por los sectores sin voz del país. Y en el caso del actual gobierno, como los hechos han demostrado, se dejó de lado la Gran Transformación y la presencia de la izquierda no tuvo la fuerza para garantizar el cumplimiento de las expectativas que el candidato Humala generó en el corazón del pueblo izquierdista.

2).- Como se dice en la carta enviada a todos los militantes de las organizaciones de izquierda, en julio del año pasado, “ya es tiempo de cambiar esta situación”. Decenas de reuniones entre los dirigentes de Ciudadanos por el Cambio, Partido Socialista, Fuerza Social, Partido Comunista (que integran Fuerza Ciudadana), con Tierra y Libertad y el PCP-Patria Roja, reconociendo variados matices ideológicos, han decidido apostar por la unidad programática y saldar una deuda impaga con sectores de las mayorías, que imperiosamente demandan la unidad. Pero no la unidad basada en los acuerdos de pequeñas cúpulas y de los reducidos organismos de militantes, sino de todos los hombres y mujeres del país que buscan compartir una renovada ilusión a favor de construir un nuevo Perú y una verdadera democracia que cobije por igual los derechos ciudadanos de todos.

Una nueva formación política, que combine la presencia de diversos tipos de organizaciones con la representación ciudadana basada en el principio de “cada militante, un voto”. Para conseguir todo esto, el tiempo apremia, aunque hay que saber combinar las tareas y esfuerzos para conseguir las metas del corto con las de mediano y largo plazos. La campaña por el NO contra la revocatoria, avanza inconteniblemente en los cientos de comités que se constituyen en distritos y pueblos jóvenes. Corrigiéndose los errores, el horizonte se presenta auspicioso. Si bien esta confrontación no se da entre la izquierda y la derecha, sino, en realidad, entre la decencia y la corrupción, el hecho objetivo que sean el fujimorismo, sectores del Apra y la corruptela detrás de Comunicore, los que quieren montarse sobre la campaña auspiciada por ciertos medios y oscuros intereses, hace ocioso el análisis de su repercusión política.

3.- Desde esta columna queremos felicitar a los cc. de Tierra y Libertad por haber decidido ofrecer su inscripción electoral, dejando de lado todo hegemonismo legalista, a favor de la constitución amplia y democrática del Frente Amplio. De esta manera, también se cierra el camino para aquellos escépticos que persisten en el inútil camino seguido por la izquierda en los últimos 20 años en nuestro país.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | |


...

Carlos Tapia

Opinión

Columnista

1.0227971077