El encuentro

Efraín daba amor, sosiego y tranquilidad a las mujeres a cambio de dinero. Rosaura entregaba cariño, caricias y todo lo que usted se imagina a los hombres a cambio de plata. Pero no solo en estas miserias de la vida se parecían Efraín y Rosaura. Los dos deseaban con todas las fuerzas del mundo cambiar de vida y enamorarse y casarse con alguien con quien poder tener un hijo hermoso para andar con buenos pasos.

| 13 junio 2012 12:06 AM | Columnistas y Colaboradores | 618 Lecturas
618

Rosaura tenía en aquel tiempo 20 años de edad y empezó en la mala vida empujada por una tía que jamás le dio cariño; pero sí malos ejemplos. Ella quería estudiar e ir al instituto como su prima que había acabado la secundaria con ella. Todas las semanas rezaba cinco horas seguidas al pie de la imagen de Cristo y le pedía que le hiciera el milagro de conocer a un hombre bueno que caminara con ella hacia una nueva vida.

Por su parte, Efraín le daba dinero casi todos los días al pastor de la iglesia evangélica de la cuadra para que interceda por él ante Dios y le pusiera en su camino a una mujer de buen corazón que le dé un hijo hermoso. “No te preocupes hijo, ya encontrarás a la que buscas”, le decía el pastor.

Efraín y Rosaura se vieron por primera vez en el tren eléctrico porque se sentaron en unos asientos, uno al costado del otro. Habían subido en el mismo paradero con otros pasajeros más y hasta se habían rozado los hombros; pero recién se vieron cuando el vagón se quedó casi vacío.

Bajaron en el mismo paradero y fue ella quien dijo: “Conoces el restaurante de la tía Julia”. “Sí, justo voy para allá”. “No te creo”. “En serio”. “Me dijeron que hacen ahí un ají de gallina espectacular”. “A mí me dijeron lo mismo”. “Vamos”. “Vamos, pues”.

Cuando empezaron a contarse sus vidas mintieron casi en todo, salvo en que agradecían a Dios porque les daba la oportunidad de conocer a alguien. La leyenda del barrio cuenta que esa misma noche engendraron un niño y que vivieron felices sin enterarse de que antes de conocerse estaban en la misma ruta de la mala vida.

Loading...



...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com