El culto al agua

“El agua de mis células me recuerda siempre que soy mar”, decía el francés Jacques Cousteau, el gran científico de los océanos. Es sabido que el planeta Tierra así como los seres vivos que lo habitamos, estamos conformados por dos tercios de agua.

Por Diario La Primera | 07 feb 2009 |    

Los primeros nómadas, cazadores y recolectores peruanos que descubrieron la costa peruana, prefirieron anclarse en estas tierras para pescar y cultivar sus alimentos, a la cual agradecerían por su generosidad después de cada cosecha. Así nació el culto al agua, la montaña y la fertilidad. Estas antiguas poblaciones nos dejaron un asombroso sistema de más de 40 acueductos de filtración de aguas subterráneas que hasta hoy subsisten y que fueron construidos desde diferentes quebradas, pasando a veces por debajo de los mismos ríos.

Sin embargo, hoy somos una civilización contaminante. Apenas un 3% del agua del planeta es potable y de ésta, el 90% se encuentra en forma sólida en los casquetes polares u ocultos en las entrañas de la tierra. Los países más ricos del mundo en agua dulce, Brasil y Perú, aún no se dan cuenta de la enorme responsabilidad que debemos tener con nuestro medio ambiente. La iniciativa para preservar el medio en el que vivimos es la gran tarea del Ministerio del Ambiente, sin duda alguna.

Referencia
El culto al agua

    Samuel Morante

    Samuel Morante

    Ecomundo

    Columnista