El conspirador

A raíz de las revelaciones de Raúl Diez Canseco sobre la invitación que el APRA le hiciera para conspirar contra el gobierno de Toledo cuando todavía era vicepresidente y ministro de Comercio Exterior, que de alguna manera corroboran el relato de Jaime Bayly sobre lo que Alan García le dijo respecto a la posibilidad de que Humala ganara las elecciones[1], algunos han recordado la vocación conspirativa del partido de Alfonso Ugarte y las varias veces en que le hizo el juego al golpismo aun en contra de sus intereses.

| 21 febrero 2013 12:02 AM | Columnistas y Colaboradores | 681 Lecturas
681

Digamos que eso es historia. Pero hay un elemento más a considerar en este caso y ese se llama Alan García. Porque las conspiraciones, los forzamientos legales, los golpes de timón improvisados, son una marca particular del sucesor de Haya de la Torre que tiene una tendencia casi sicopática a jugar con fuego. Es verdad que conspirar para tumbar a Toledo porque le iba mal en las encuestas es exactamente igual que colarse en la revocatoria creyendo que la derrota de Susana Villarán que anunciaban similares sondeos le daba un boleto fijo para lograr una victoria política sin mucho esfuerzo.

Así el que algunos reputan como un genio de la política no solo empuja a su partido a acciones en las que puede fácilmente terminar chamuscado, sino que como buen fanfarrón deja huellas de conversaciones por aquí y por allá. Claro que siempre existe la posibilidad de decir que es una palabra contra otra, pero el problema para él es que los testimonios se multiplican de tal forma que el argumento empieza a sonar como que los apristas piensan que les vamos a creer que todos mienten menos Alan García.

El temperamento impulsivo del “panzón” puede verse además en hechos inolvidables como los penales de 1986 cuando a su orden se ejecutó casi a 300 presos, o Bagua en el 2009 cuando otra decisión alocada (“me los desalojan de la Curva del Diablo”) produjo casi 40 muertos entre indígenas, pobladores urbanos y policías. Y aunque no arrastrara víctimas mortales García es responsable de haber enfrentado a los maestros con el Estado, al congelar sus salarios, dividirlos con la “carrera magisterial” e insultarlos públicamente. A comienzos de su segundo gobierno casi nos mete en la pena de muerte y al final decretó una “emergencia” permanente para farrearse las reservas económicas del Estado sin controles.

Es decir todo encaja en el complot de comienzos de los 2000, y en el que hoy lleva adelante de la mano de Castañeda y Marco Turbio contra la Municipalidad de Lima.



[1][1] Luego García dijo algo que me pareció gravísimo: que si el señor Humala gana las elecciones, él propiciará un golpe de Estado e impedirá, quebrantando la ley, que Ollanta Humala sea presidente. “Aunque me metan preso, Humala no será presidente”, se pavoneó García. ◘


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista

Deje un comentario