El conformismo

Ayer escuché una entrevista al jugador iraní Medhi Mahdavikia quien actuó casi nueve años en Hamburgo de Alemania. Jugó de volante lateral en el mundial de Francia ’98. Luego, por su buen fútbol, subió como mediocampista creador.

| 07 octubre 2009 12:10 AM | Columnistas y Colaboradores | 595 Lecturas
595

Lo entrevistaron justamente con motivo del mundial de Francia ’98. Irán venía de perder ante Yugoslavia y su siguiente partido era ante Estados Unidos. Su rival político en ese momento.

Irán se jugó el partido de su vida para superar 2-1 a los estadounidenses. El propio Mahdavikia reconoce que después de vencer a los “gringos” creían que ya habían cumplido. Y en el siguiente cotejo cayeron ante Alemania.

Eso suele pasar por el denominado conformismo. Cuando Bulgaria le ganó a Alemania en el mundial de Estados Unidos ’94, el propio presidente búlgaro condecoró a los jugadores cuando recién se habían clasificado a la semifinal. Lo que vino después fueron dos derrotas incluida una por goleada. La idea de los jugadores búlgaros era que ya habían cumplido.

Lo mismo le pasó a Chile en la eliminatoria para Japón-Corea 2002. Luego que en 1989, la FIFA castigó a los mapochos por el incidente de la famosa bengala del Maracana, los del país sureño se jugaban la vida cada vez que se enfrentaban a los garotos.

Por fin se enfrentaron oficialmente para aquella eliminatoria. Resultado: Chile 3- Brasil 0. Con un marcador así, cualquiera podría pensar que estaba para clasificar. Pero no. Chile quedó último en la tabla. Su objetivo sólo era vengarse de Brasil. Muchas veces los peruanos también caemos en el conformismo sin ser ambiciosos como se debe ser en un nivel competitivo.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Ivlev Moscoso

Opinión

imoscoso@diariolaprimeraperu.com

Deje un comentario