El comienzo del fin del desMadre de Dios

Una pena que tres personas perdieran la vida en Madre de Dios. Más aún cuando sólo días después el Estado logró un acuerdo que podría ser histórico si se mantiene vigente y si ambas partes cumplen lo firmado. Sobre todo porque podría ser el comienzo del fin de la perniciosa minería ilegal en el país, si este modelo de diálogo (sin sangre, por supuesto) se replica y extiende para cada caso particular en las diferentes zonas conflictuadas.

| 26 marzo 2012 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.2k Lecturas
1282

Es, a mi parecer, histórico, por varias razones. Por primera vez en muchos gobiernos y demasiados años, se pone mano dura en lo legal, pero mano abierta en lo social. Los decretos 1100, 1101 y 1102 muestran decisión y autoridad para enfrentar un problema ambiental, económico y social, y no a través de la sola represión y marginación de los ilegales, sino a través de la flexibilización con quienes sí están dispuestos a trabajar dentro de la ley como cualquier ciudadano.

Es una buena noticia y un gran signo de estos nuevos tiempos, que luego de que el gobierno emitiera los decretos, representantes de mineros ilegales/informales insistieran no sólo en la protesta sino también en el diálogo. Pero mejor señal aún es que producto de ese diálogo el gobierno mostrara una sensibilidad por el problema social de miles de pequeños mineros que no quieren ser piratas pero que tampoco confían en el Estado.

Los ministros de MINAM y MINEM accedieron a un decreto adicional, promulgado el 15 de marzo, el DS 006-2012-EM que distingue entre los mineros que quieren pasar a la formalización y los que probablemente no lo harán nunca porque responden a otros intereses.

La minería ilegal es la que no cumple ni quiere cumplir con los requisitos de ley y la que está en zonas de exclusión o prohibición minera como la Reserva Nacional Tambopata y su zona de amortiguamiento (se calcula que unos 15 mil ilegales trabajan allí). Mientras los informales que quieren legalizarse tendrán que trabajar sólo en el llamado “corredor minero” (zona comprendida en el Anexo 1 del D.L 1100).

Con esa “adenda” (DS 006-2012-EM), se redujo la desconfianza de los informales porque se les garantiza una continuidad laboral mientras dura el proceso de formalización, de hasta 12 meses.

Pero no sólo eso hizo el gobierno, fue un paso más allá, y en el acuerdo firmado tras varias horas de conversaciones el 20 de marzo, aceptó que mientras dure la formalización no habrá interdicción. ¿Qué significa eso? Que los informales tendrán permiso para seguir operando con sus carrancheras y enormes máquinas depredadoras mientras dure el proceso.

Una concesión cuestionable desde un punto de vista, pero comprensible desde el ángulo social del problema. Otro avance importante de estos decretos es que ponen en blanco y negro la fiscalización de los insumos de la extracción ilegal.

Queda sin embargo mucho por hacer:

1) Es imprescindible garantizar la vigencia y continuidad de lo acordado, con otros ministros u otro gobierno.

2) El Estado debe hacer todos los esfuerzos para cuidar y acompañar el proceso de formalización. Por ejemplo, si bien se ha eliminado el requisito de Certificado de Inexistencia de Restos Arqueológicos, la certificación ambiental sigue siendo requisito ineludible, así como la autorización de los titulares de la superficie. No será fácil.

3) Es tan urgente como los decretos y los acuerdos alcanzados, que el Estado RECUPERE espacio e instituciones en la zona. Que los ciudadanos de Madre de Dios sientan que pertenecen a este mismo país, con los mismos accesos a salud y educación que todos merecemos. Es urgente diseñar y APLICAR un plan de desarrollo social, ambiental, económico. No puede haber más retrasos, esclavitud, trata de personas ni explotación infantil.

4) Si el Estado no es constante y firme en la fiscalización, tanto como en la implementación de estas medidas, todo será echado al hoyo. Estamos vacunados del entusiasmo de leyes escritas que nadie cumple y que el Estado no se esmera en hacer cumplir. Quizás por eso lo poco celebrado de este histórico acuerdo.

5) Estos decretos tienen una victoria adicional: los ilegales y sus barones del oro quedarán marginados, incluso por los mismo informales. Ya no tendrán derecho a reclamo. Y es cuando el gobierno debe tenerlos en la mira, con la Sunat y la Unidad de Inteligencia Financiera.

Ojalá y el Estado no pierda esta oportunidad única, para Madre de Dios, para el país y para servir de ejemplo a futuros acuerdos de problemáticas sociales.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Claudia Cisneros

En voz alta