El clima está fuera de control

Las inundaciones de Pakistán, una de las peores calamidades naturales de la historia moderna, deberían servir de lección para quienes todavía dudan de que el cambio climático sea un problema real.

Por Diario La Primera | 29 ago 2010 |    
La responsabilidad recae en parte en factores locales, como la tala de bosques y el mal manejo de la tierra y los ríos. Sin embargo, el gobierno pakistaní las atribuye al cambio climático.

“No existe duda alguna de que el cambio climático contribuye en gran medida [al desastre]”, dijo el canciller Shah Mahmood Qureshi y subrayó que la situación actual confirma la extremada vulnerabilidad del país a sus impactos.

El grado de vulnerabilidad es importante porque en las negociaciones sobre el clima existe la tendencia a considerar sólo ciertas categorías de países como especialmente vulnerables al cambio climático. Pero otros países, como Pakistán y los centroamericanos, aducen que ellos también lo son y cuestionan el criterio de calificación.

Científicos de la Organización Metereológica Mundial, el organismo especializado de las Naciones Unidas para el clima, no tienen duda de que el aumento de las temperaturas del océano Atlántico contribuyó a las inundaciones de Pakistán, que comenzaron a fines de julio y se aceleraron en agosto, dice Nathanial Gronewold, de ClimateWire, en un artículo publicado en el New York Times.

Los informes del Panel Intergubernamental de Cambio Climático de las Naciones Unidas señalan que las temperaturas más cálidas del océano fueron la causa de que entrara mayor vapor de agua a la atmósfera.

Si bien se está movilizando ayuda internacional para Pakistán y se reunieron casi 500 millones de dólares luego de un llamado de las Naciones Unidas, las necesidades son mucho mayores.

El canciller pakistaní dijo que se necesita 2.000 millones de dólares sólo para agricultura y el economista A.B. Shahid estima que se requiere 3.000 millones de dólares para reconstruir los hogares y 7.000 millones para restaurar infraestructura.

En la actualidad no hay un sistema internacional para financiar a los países afectados por el cambio climático, por lo que dependen de las donaciones. Las inundaciones de Pakistán deberían ser un incentivo para que las autoridades responsables tomen más en serio la crisis climática y ofrezcan rápidamente un sistema de financiamiento para los países afectados.


    Martin Khor

    Martin Khor

    Opinión

    Colaborador